La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
03/11/2020

Oración por las vocaciones 2

Oh Señor, tú has puesto en nuestras manso la construcción del mundo y la edificación de la Iglesia. Nos has confiado el anuncio de tu Evangelio de salvación, y nos espera siempre en los migrantes, en los que sufren, en todos los hermanos y hermanas. Frente a nosotros se abren muchos caminos y nos aturden muchas voces discordantes. Entre éstas, tu llamada es una invitación dulce y fuerte, que nada quita a nuestra libertad.
03/11/2020

Oración por las vocaciones 1

Señor Jesús, que has llamado a quien has querido, llama a muchos de nosotros a trabajar por ti, a trabajar contigo. Tú que has iluminado con tu palabra a los que has llamado, ilumínanos con el don de la fe en ti. Tú que nos has sostenido en las dificultades, ayúdanos a vencer nuestras dificultades de jóvenes de hoy. Y si llamas a alguno de nosotros para consagrarlo todo a ti que tu amor aliente esta vocación desde el comienzo y la haga crecer y perseverar hasta el fin. Amén.
03/11/2020

Letanía de resurección

Caminemos, hermanos, hacia Cristo, armados de la antorcha de la fe, anunciando a los hombres la esperanza de una Tierra de Amor, que ha de nacer. Abraham, padre de todos los creyentes, caminante de la esperanza ilimitada. Camina con nosotros. Moisés, brazo de Dios, que movilizaste al pueblo para salir de la esclavitud. Camina con nosotros. Rey David, poeta, cantor, guerrero y gobernante, pecador y creyente. Camina con nosotros. Isaías y Jeremías, profetas y anunciadores de un mundo nuevo, perseguidos por ser fieles a su misión. Caminen con nosotros. Juan Bautista, precursor de Jesús, mártir de tu misión profética. Camina con nosotros. Esteban, servidor de la comunidad cristiana, apedreado por causa de Jesucristo. Camina con nosotros. Pedro y Pablo, columnas […]
03/11/2020

Para adquirir actitudes evangélicas

Para los que buscan sin dar la cara, como Nicodemo, – Te pedimos más valentía, Señor. Para los que preguntan por la verdad y no esperan respuesta, como Pilatos, – Te pedimos más luz, Señor. Para los que desprecian a los pobres, como el rico Epulón, – Te pedimos más justicia, Señor. Para los que se contentan con una religión de apariencias, como los fariseos, – Te pedimos más amor, Señor. Para los que creen sólo lo que tocan, como Tomás, – Te pedimos más fe, Señor. Para los que se encuentran con el dolor y pasan de largo, como el Sacerdote y el levita del templo, – Te pedimos más caridad, Señor. Para los que tiene miedo de confesar […]