“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
03/03/2020

Oración en la soledad

Señor Jesús Hoy que me encuentro lejos de casa, cuando la soledad envuelve mi vida, necesito que vengas a mí. La vida es dura, la soledad amarga. Solo, sin amigos, sin familia, sin hogar. Y tengo miedo… de perder mis raíces; de la violencia, de la pobreza; de la miseria, de la injusticia. Pero sobretodo, miedo de perderte a ti, Señor de mi vida. Sé que me he alejado de ti, que te he vuelto la espalda, que te he negado, vendido, traicionado… Sé que lejos de casa no te he sido fiel, que las tentaciones me agobian, que las dudas me asaltan…
03/03/2020

Contra viento y marea

Permanecer, Señor, constantes a tu lado contra viento y marea, no es nada fácil para nosotros, caminantes de la vida. Mantener la marcha abriendo los ojos a la esperanza y seguir en la brecha, para nosotros, no es nada fácil. Sabemos, Señor, porque tú lo has dicho, que debemos perseverar hasta el final, y cuando nos falte tu aliento, pedir fuerzas a tu Espíritu. Señor, contra viento y marea mantenemos la marcha caminando contigo. Amén
03/03/2020

Encomienda

Señor, al andar lejos de casa, te pido que la fe que recibí de mis padres siga fuerte. Aléjame de los vicios y de las malas compañías, para que ande siempre por los caminos de la justicia; y que nunca me olvide de ti. Orienta mis pasos, impulsa mi entusiasmo y ayúdame a cumplir tu voluntad. Dame un corazón noble y generoso, y una vida fecunda, para que lleno de tu gracia y fortalecido en la fe, encuentre en mi peregrinar consuelo y paz en la tribulación. Virgen Santísima protege mi vida y la de mi familia. Amén.
03/03/2020

Esperanzas

Señor… Soy pobre y mi familia también, ilumíname para vivir dignamente. Soy desempleado y no hay trabajo, ayúdame a no darme por vencido. He decidido ir en busca de mejor vida, dame el valor para hacerlo. Dejo familiares y amigos, a tí los encomiendo. Tengo miedo a lo desconocido, pero en ti confío. No sé el futuro que me espera, aunque creo que por mí velas. Ya no quiero sobrevivir… enséñame el camino para vivir. No tengo papeles, ni conozco el camino, me voy luchando contra la muerte. Quiero ganar y retornar, ver de nuevo mi familia, y ser feliz. Pero sólo me queda… ¡Confiar en ti!