La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
03/11/2020

Oración compartida

Dichosos los pobres, porque sólo de ellos pueden crear el Reino de la fraternidad, aquí y ahora. Dichosos los sufridos, porque ellos, con su no-violencia-activa, pueden alcanzar el Reino de Dios. Dichosos los que lloran, porque sólo los que se comprometen con la vida de los demás pueden destruir las fuentes del sufrimiento humano. Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque sólo los que quieren construir el mundo según el proyecto de Dios, alcanzarán la fraternidad universal. Dichosos los misericordiosos, porque los que son capaces de amar con el corazón de Dios, optarán por servir a los más pequeños y pobres y experimentarán así el amor gratuito de Dios. Dichosos los limpios de corazón, porque sólo los […]
03/11/2020

Salmo 139

Señor, tú me escrutas y conoces; Tú sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; Tú conoces de lejos lo que pienso; Tú sabes si camino o si me acuesto y tú conoces bien mis pasos. Me abrazas por detrás o por delante, después pones tu mano sobre mí. Tú ciencia es un misterio para mí, tan grande que no puedo comprenderla. ¿A dónde iré lejos de tu espíritu? ¿A dónde podré huir lejos de tu rostro? Si subo a las alturas, allí estás; si bajo a los abismos de la muerte, allí también te encuentro. Si le pido las alas a la aurora, para irme a la otra orilla de los mares, también allá tu mano me conduce y […]
03/11/2020

Oración del nuevo día

Señor, me cuesta comenzar este día, por que sé que es una nueva tarea, un nuevo compromiso, un nuevo esfuerzo; Pero quiero comenzarlo con entusiasmo, con alegría reestrenada, con ilusión nueva. Sé que estás a mi lado: en mi familia, en mis amigos, en las cosas, en mi propia persona. Gracias por este nuevo amanecer. Gracias por este nuevo empezar. Gracias por esta tu presencia. Quiero sembrar paz, solidaridad, amor entre mis hermanos. Y sé, Señor, que esta tarea la comienzan cada día muchos hermanos de cualquier punto de la tierra; y eso me alienta y empuja. También te pido por ellos, y con ellos te digo: ¡Buenos días, Señor!