Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
B – Domingo 6o. del Tiempo Ordinario
01/27/2020
B – Domingo 8o. del Tiempo Ordinario
01/27/2020

Meditando La Palabra

Ustedes son la sal del mundo

27 de enero de 2020

Marcos 9, 41-50. Tiempo Ordinario.

Somos misioneros de Cristo, si no anunciamos su Palabra, nadie lo hará.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Todo aquel que les dé a beber un vaso de agua por el hecho de que son de Cristo, les aseguro que no perderá su recompensa». «Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar. Y si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela. Más vale que entres manco en la vida eterna, que con las dos manos, ir al lugar de castigo, al fuego que no se apaga. Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres cojo en la vida eterna que, con los dos pies, ser arrojado al lugar de castigo. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado al lugar de castigo , donde su gusano no muere y el fuego no se apaga; pues todos han de ser salados con fuego. Buena es la sal; mas si la sal se vuelve insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros y tened paz unos con otros.

Reflexión

“Si sois lo que tenéis que ser prenderéis fuego en el mundo” Dijo Santa Catalina de Siena. ¿Qué es lo que tenemos que ser? Cristo en el evangelio nos dice qué es lo que tenemos que ser.

Somos sal de la tierra y luz del mundo. Eso es lo que somos los cristianos. Por lo tanto, tenemos que tener mucho cuidado de mantenernos en este estado, porque el demonio trabaja duro para que nosotros no sigamos alumbrando y sazonando la vida de las personas a nuestro alrededor.

Pidamos a Dios que nos mantenga siempre fieles a nuestras promesas bautismales, por medio de las cuales somos la luz que enfoca la vida de los hombres. Si nosotros no los condimentamos con la sal del evangelio, nadie lo hará.

Fuente/Autor: P Juan Pablo Menéndez | Fuente: Catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *