La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Integración de grupos
01/27/2020
Decisivo el voto de los latinos
01/27/2020

Noticias

Roma recuerda al «Padre Tocino», en el quinto aniversario de su fallecimiento

27 de enero de 2020

Un salón de actos de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, dedicado al P. Werenfried van Straaten.

ROMA, Italia

El 31 de enero, coincidiendo con el quinto aniversario de la muerte del fundador de la asociación católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), la Universidad Pontificia de la Santa Croce de Roma le puso a uno de sus salones de actos el nombre del padre Werenfried van Straaten.

El acto comenzó con una Santa Misa en la Basílica de San Apolinar. En su homilía, el rector de la Universidad, monseñor Mariano Fazio, señaló que «hoy, más que nunca, Dios y la Iglesia necesitan testigos fidedignos del amor de Cristo en el mundo», añadiendo que el padre Werenfried había sido uno de ellos.

Como presidente de los rectores de todas las universidades pontificias de Roma, monseñor Fazio dio las gracias, en nombre de dichos centros, por todo lo que Ayuda a la Iglesia Necesitada ha hecho y sigue haciendo por los estudiantes mediante la concesión de becas.

En el acto posterior, el presidente internacional de AIN, Hans-Peter Röthlin, afirmó que la Asociación presta estas ayudas «de muy buen grado», pues esta universidad en particular «se caracteriza de forma especial ofrecer una asistencia integral a los estudiantes», precisando que sobre todo a los estudiantes extranjeros no se les abandona a su suerte, sino que se les acompaña y apoya ampliamente durante sus estudios.

En su alocución, Röthlin calificó la dedicación de este salón de actos al P. Werenfried de «excelente y digna decisión», por la que felicitaba «con el corazón lleno de gratitud» a la Universidad.

En su opinión, este gesto «es una buena respuesta a todo lo que el terrorismo, la guerra y las agresiones destruyen a diario», y la contribución de la Universidad de la Santa Cruz «es el mejor antídoto» para ello.

También recordó cómo el padre Werenfried luchó durante toda su vida por la paz y la reconciliación, «venciendo, paso a paso, el odio y transformándolo en amor». De esta forma, prosiguió, el P. Werenfried acabó siendo «uno de los padres espirituales de la Europa unida», pues sus «campañas contra el odio» promovieron un «desarrollo trascendente para la historia mundial» y supusieron la «preparación imprescindible para todo lo que más tarde pudieron hacer en el ámbito de la política por una Europa unida los hombres de Estado Adenauer, Schumann y de Gaspari».

El presidente internacional de AIN también recalcó en este contexto el compromiso ecuménico del padre Werenfried, que se reunió hace 15 años con el Patriarca ruso-ortodoxo Alexi II en Moscú, donde, por encargo del Papa Juan Pablo II, le prometió su ayuda, circunstancia que dio pie a unas «relaciones sumamente amistosas» entre AIN y sus interlocutores de la Iglesia ruso-ortodoxa. Según precisó el Röthlin, las actividades de la asociación en este ámbito «cuentan con la aprobación y reconocimiento tanto de la Santa Sede como del Patriarcado de Moscú», añadiendo que esta cuestión siempre ha revestido mucha importancia en el espíritu de la reconciliación.

Por su parte, el presidente de la Sección italiana de AIN, monseñor Sante Babolin, dijo en su discurso que la dedicación del salón de actos al padre Werenfried significaba que este «podía tomar ahí la palabra», y que, en su opinión, lo que diría es que la Teología debe, para no convertirse en ideología, partir de la reflexión sobre una experiencia de fe. Pues, como añadió, la teología del padre Werenfried no se basaba «en una idea del amor, sino en la experiencia del amor».

El monje premonstratense holandés P. Werenfried van Straaten, conocido mundialmente por el cariñoso apodo de «Padre Tocino» falleció el 31 de enero de 2003, justo a las dos semanas de cumplir 90 años.

Al padre Werenfried se la ha calificado de «gigante de la caridad» y «el mayor mendigo de la historia de la Iglesia». La asociación Ayuda a la Iglesia Necesitada, fundada por él en 1947, apoya proyectos pastorales en casi 140 países de todo el mundo.

Fuente/Autor: Zenit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *