“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
El muro es deplorable e inmigración inevitable: Calderón
01/27/2020
Reciben a Virgen con pañuelos blancos
01/27/2020

Noticias

Reciben a la Virgen en Catedral

27 de enero de 2020

La gente aplaudió y gritó a la entrada de La Generala.

Guadalajara, México (11 octubre 2007).- A las 20:13 horas la Virgen de Zapopan entró a la Catedral de Guadalajara.

Qué tiene La Generala que hace que la gente se abra en gritos y aplausos cuando la ven venir a 100 metros de distancia si no puede ni siquiera apreciarse bien la figura.

Qué sentimientos provoca la Patrona de la Arquidiócesis de Guadalajara para que los feligreses rompan en llanto al verla entrar a la Catedral aún cuando repiten el mismo ritual año tras año.

Qué conmueve a los fieles para que la esperen de pie durante horas con la esperanza de verla por unos segundos aunque tengan que estirar el cuello y pararse de puntitas para tratar de observarla entre la multitud.

Qué emociona a las miles de personas que abarrotan el interior de la Catedral y el asfalto de la Avenida Alcalde frente a ella y que con sus aplausos tapan incluso el sonido de las trompetas de las bandas de guerra que reciben a La Milagrosa.

Qué emociones despiertan entre aquellos que a pesar de que se les pide silencio estallan en un grito de “Viva la Virgen de Zapopan” aún cuando la Salve en su honor ya ha cesado.

Hay respuestas que sólo se pueden encontrar en la fe.

Como al corredor que está a punto de llegar a la meta, cientos de personas estallaron en vítores al mismo tiempo que las campanas de Catedral se arrancaban repicando con fuerza.

El júbilo provocó un maremágnum de sonidos, en el que las notas del órgano de Catedral, los tambores y las trompetas de la banda de guerra, los gritos de los feligreses, los aplausos y las alabanzas se mezclaron en un himno de adoración.

La Virgen de Zapopan ha llegado a su última morada antes de partir, a las 5:00 horas, hacia su hogar.

Fuente/Autor: Alonso Torres/Mural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *