La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
Entrevista al Padre Eduardo Quintero Mejía
01/27/2020
Salmo para los días grises
01/27/2020

Rincón Vocacional

ENTREVISTA A JUAN LUIS CARBAJAL TEJEDA

27 de enero de 2020

01. – Preséntate.

Agradezco la oportunidad de este espacio para compartir algo de mi persona y de la feliz aventura de ser parte del proceso formativo como misionero de San Carlos/ Scalabriniano.
Se me ha dado el nombre de Juan Luis Carbajal Tejeda, vi la luz en un pequeño rancho del Municipio de Yahualica Jalisco. Soy el primero de ocho. El/la ultim@ murió antes de nacer. Mi padre y madre viven ahora en Huisquico Jalisco con una de mis hermanas . Tres hermanos y tres hermanas viven ahora en California, solo una hermana goza de estatus legal.
He atestiguado en carne propia los estragos que causa la migración al ver ausente del hogar a mi padre que por muchas ocasiones se vio obligado a emigrar “al norte” para remediar la situación económica de la familia. He sentido la tristeza del decir adiós a mis hermanos y hermanas cuando por su edad deberían estar estudiando la preparatoria. He visto a mi madre cumpliendo el rol padre-madre para educarnos y alimentarnos. En conclusión y sin ninguna pena me atrevo a decir que soy hijo de la migración.

02. – ¿Cuál fue tu proceso vocacional?

Influenciado por el contexto social en que crecí, como miembro de un pueblo alteño altamente cargado de manifestaciones religiosas, después de ser monaguillo por varios años y de estar en contacto con seminaristas y sacerdotes, Dios despertó en mi persona el deseo interno de ser parte de la misión de la iglesia. En mi búsqueda, forme parte como aspirante de una pequeña comunidad religiosa que apenas iniciaba. Posteriormente tuve la dicha de conocer la congregación Scalabriniana a través del Padre Román Cerantola, quien en su misión de promotor vocacional, supo contagiarme con su pasión del carisma y sueño de Scalabrini a favor de los migrantes.
Ahora, después de los años de filosofía en Guadalajara, de haber pausado el proceso de formación, de vivir el postulantado y noviciado, me encuentro ya en el último semestre de teología en vísperas de profesar los votos perpetuos en presencia de mis hermanos y superiores en esta casa teológica de Chicago.

03. – ¿Cuál es la realidad que estás viviendo en los Estados Unidos?

En lo que concierne a mi experiencia en los Estados Unidos, sobre todo en Chicago, he de decir que ha sido muy variada. Desde aprender el idioma hasta descubrir la gran diversidad de culturas religiones e ideologías. Por otro lado, el vivir en el seno del imperio se corre el riego de nublar los ojos o de ofuscarlos ante la extremada invitación al éxito, a lo que ellos llaman “self-fulfillment” y sobre todo de caer en el peor peligro que es el olvidar la realidad de abandono, pobreza, robo y manipulación que nuestros pueblos latinoamericanos están sufriendo. Se corre el riesgo de vivir en una burbuja hecha de fantasías y verdades a medias. Sin embargo solo basta observar para mirar los barrios pobres, el racismo, gentes sin casas y sin trabajo. Los trabajadores endeudados con sus casas y vehículos, con la presión y preocupación para pagar rentas y servicios.
No ignoro los muchos valores encontrados. Ni mucho menos relego mis experiencias de ministerio con nuestros paisanos, muchos de ellos indocumentados, quienes a pesar de sus diarias penas y sufrimientos me han impulsado a continuar y me han fortalecido en la decisión de ser misionero para ellos.
También quiero reconocer que la Universidad Católica me ha ofrecido herramientas necesarias para ensanchar mis horizontes en los campos de diálogo interreligioso, inculturación, y ministerio práctico sin perder de vista la enseñanza social de la iglesia.
Para terminar solo quiero decir que no puedo y no quiero quedarme inmóvil, no puedo y no quiero ignorar este sentimiento interno que a veces me quema para ser expresado ante el mundo tan paradójico en el que vivo y soy parte. Me siento llamado a gritar con todas mis fuerzas que otro mundo es posible. Esta realidad de migración, que toca fibras de mi personal existencia, me urge a hacer algo.

04. – Un Mensaje para los JSF.

Y si tu, joven sin fronteras, en algún momento sientes y escuchas en tu interior una voz insistente que inquita y no deja en paz; muy probablemente Dios está invitándote a vivir una nueva aventura; Dios te esta ofreciendo el vivir de acuerdo a los planes que El tiene para ti. Haz de tus inquietudes oración, después El, si te llama, no te dejará.

Fuente/Autor: Juan Luis Carbajal Tejeda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *