“La comunión es la fuente de la cual el alma saca el agua que sube hasta la vida eterna”.

Beato Juan Bautista Scalabrini
La segunda parte de la vida de Juan Pablo II se presentará en los cines de México
01/27/2020
El Papa presenta el modelo de vida de Piergiorgio Frassati, deportista y estudiante
01/27/2020

Noticias

El voto de los católicos

27 de enero de 2020

La democracia no se sustenta sin la verdad. Verdad y libertad, o bien van juntas o juntas perecen miserablemente: Juan Pablo II.

Un momento histórico vivirá el pueblo de México durante la jornada electoral del próximo 2 de julio. Ante éste, es importante que usted, ciudadano católico, reconozca en los candidatos y en sus postulados sociales, económicos y políticos, convicciones y actitudes que mantengan y amparen aspectos irrenunciables, como el respeto a la vida, al orden natural y moral del ser humano, así como la honestidad y la verdad, elementos que deberán definir nuestra decisión al momento de elegir a quienes nos habrán de gobernar. Por ello, es importante que, como creyente, considere los siguientes puntos:

Enseñanzas de la Iglesia

• La Iglesia Católica no tiene partido. Como institución, la Iglesia acoge a todos los bautizados y no apoya a ningún partido; más aún, acepta que una misma fe puede inspirar opciones políticas diversas.
• Los fieles católicos pueden afiliarse y votar libremente por el partido político y por el candidato que, sin contradecir sus convicciones morales y religiosas, mejor responda al bien común de los ciudadanos.
• Los fieles católicos están obligados a ser coherentes con su fe; no pueden, por lo tanto, adherirse o votar por un partido o por un candidato contrario a sus convicciones religiosas y a sus exigencias morales.

Por lo tanto, un católico:

• No puede votar por un partido o por un candidato que esté en contra del respeto absoluto a la vida humana, desde la concepción hasta su desenlace natural, como serían los que propician el aborto, la eutanasia o la manipulación de los embriones.
• No puede votar por un partido o candidato que no respete el derecho primario de practicar libremente sus creencias religiosas.
• No puede votar por un partido o candidato que no le garantice, con certeza moral, que utilizará honestamente los dineros y bienes públicos; que va a cumplir lo que promete; que buscará el bien común y no el provecho propio y de sus colaboradores.
• No puede votar por un partido o candidato que no se comprometa a promover la dignidad de la familia, fundada en el matrimonio monogámico entre personas de sexo opuesto.

Al contrario, un católico:

• Debe votar por un candidato que respalde, con su ejemplo, las virtudes humanas y cristianas, como son el respeto a los demás, saber escuchar, el diálogo, decir la verdad, la honestidad, la fidelidad conyugal y el amor a la familia.
• Debe votar por un candidato que demuestre con hechos su espíritu de servicio a los demás, con especial preferencia a los pobres y que defienda la dignidad de la persona humana.
• Debe votar, por un candidato que tenga cualidades de gobierno y que garantice la vigencia del Estado de derecho mediante la aplicación de la Ley.

Un católico sabe:

• Que, si bien la democracia no se agota en el proceso electoral, su Fe lo compromete a colaborar en el bien del País, emitiendo su voto libre, secreto, personal e informado. El abstencionismo es un pecado de omisión.
• Que debe conocer su Fe y formar su conciencia de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia y de la moral católica, y emitir su voto pensando en el bien común y no según intereses personales o de partido.
• Que debe brindar a las instituciones ciudadanas que participan y cuidan de los procesos democráticos, su respeto y apoyo. La democracia es un bien que todos debemos proteger.

(Fragmentos del texto Un católico vota así, de Mons. Mario de Gasperín Gasperín, Obispo de Querétaro).

Fuente/Autor: • Xóchitl Zepeda León- Semanario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *