Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
La decisión por la vida nueva
01/27/2020
Hombre nuevo, Mujer nueva
01/27/2020

Tu Página

Vitral de mi humanidad

27 de enero de 2020

Llegué de pies descalzos pisando una frontera,
allá donde para todos era el Norte
y para mí más bien la puerta del Sur.

Traía barba larga y un lunar pelón en la cabeza,
con un Cristo colgando de mí
o yo de él… y traía sotana también.

Pensaba ser sospechoso por mi barba
y pelo largo o por esos huaraches europeos…
no, me quitaron la sotana por violar una ley.

Pasaron largos años,
mojado con la tristeza de pueblos
rematados en las fronteras.

Me decían de inventar los veneros de la fiesta,
acariciar el ensueño del mañana
y aventar el corazón más allá de los muros.

Me enseñaron el poder del testimonio
cuando la palabra se viste de rostros
y los nadie llenan las plazas y las portadas.

Eran migrantes, unos desterrados
y todos sin papeles:
aprendí precios desconocidos del papel.

El reciclable por ejemplo se vendía bien
junto con los botes de Coca Cola…
la ciudadanía del mundo o de Dios al contraria
no era siquiera cotizada.

Hoy me invitan a subir el podio,
hombre del año en los derechos,
aprendidos hombro a hombro con los mojados.

Campo minado a veces esto de los derechos.
Filo de navaja sobre la dignidad y la esclavitud,
último hilo de seda para el desamparado.

Hay luces y fiesta,
entrevistas y fotos:
más yo me descubro hoy vitral de humanidad.

Son miles las piezas de mi mosaico,
danza de colores, arco iris de nombres
rostros y lenguas…

Aquí está mi historia
vitral desplegado de mi pueblo sin fronteras.

Padre Flor Maria

Fuente/Autor: Padre Flor María Rigoni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *