Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Travesía en el desierto duró 13 días
01/27/2020
Gobernador de Alabama promulga ley contra indocumentados
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Unos 300 migrantes perecen anualmente

27 de enero de 2020

El sueño de construir una casa donde pudiera vivir su padre quedó truncado para Rosa Edilma Corado Bellozo, quien viajó a Estados Unidos en busca de la felicidad, pero solo encontró la muerte.

Esa situación se repite para cientos de personas que se aventuran en busca del sueño americano pero no lo logran, pues la mayoría perece al cruzar la frontera.

Según datos de la Cancillería, en lo que va del año se ha ayudado con gastos de repatriación a 136 familias que perdieron a sus seres queridos en Estados Unidos y México. En el 2010 se reportaron 208 casos, y en el 2009, 306.

Andrea Furlán, portavoz de la Cancillería, indicó que la mayoría de las muertes se registran en el desierto en México, hecho que también genera subregistro, debido a que muchos cuerpos no son localizados.

Aclaró que la cifra se basa únicamente en la ayuda que ha brindado el Ministerio de Relaciones Exteriores para repatriar los cuerpos de migrantes de recursos escasos.

“Si se contara con leyes migratorias humanas, la cifra se reduciría considerablemente”, aseguró Flora Reynosa, defensora de Personas Migrantes, de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH).

Sueños truncados

Con la mirada perdida, Carlos Corado cuenta que la ilusión de su hermana Rosa Edilma era construir una vivienda para su padre, de 83 años, quien alquila una casa en la colonia Venezuela, zona 21, y se quedó ciego hace un año.

“Tenía ocho días de haber cumplido 36 años cuando un vehículo la embistió”, en Armstrong, Texas, refirió Corado.

Ruth Marisol, hermana de la víctima, aseveró que esta tenía unos años de haber partido, pero la crisis económica estadounidense le había afectado bastante.

“Ella quería tener un hijo, y como no podía, se sometió a tratamientos, pero su ilusión se quedó truncada en febrero, cuando falleció de manera trágica”, agregó Ruth.

Según Reynosa, historias como la de Rosa Edilma se repiten todos los días. “Muchas quedan en el anonimato, porque hay madres o hijos que aún aguardan una llamada, con la esperanza de que les digan que están bien”, expresó.

En la foto – La mayoría de migrantes que ha repatriado fallecidos el Ministerio de Relaciones Exteriores perdieron la vida al cruzar el desierto de México.

Fuente/Autor: Prensa escrita – JESSICA GRAMAJO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *