Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Confirma INM aseguramiento de 513 migrantes
01/27/2020
Unos 300 migrantes perecen anualmente
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Travesía en el desierto duró 13 días

27 de enero de 2020

Los migrantes partieron desde lugares como Quetzaltenango, Sololá, Totonicapán y San Marcos, en busca de un mejor futuro en el norte, pero tras una larga travesía, incluidos 13 días caminando por el desierto, su esperanza fue truncada cuando fueron capturados, el miércoles último. De los 108 migrantes capturados el miércoles último en Phoenix, Arizona, 45 son guatemaltecos; entre ellos se encuentran tres niños y siete mujeres.

Ese día sonó varias veces el teléfono del Departamento de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés). Eran reportes de vehículos sospechosos que entraban y salían del garaje de un inmueble al oeste de la ciudad de Phoenix, Arizona, en EE. UU., según el informe oficial.

Los agentes llegaron a la vivienda y en cuatro habitaciones hallaron a 108 personas con estatus migratorio irregular que habían llegado de Guatemala, México, Honduras y El Salvador.

El consulado guatemalteco en Phoenix explicó que en el grupo hay 45 connacionales, entre ellos siete mujeres y tres niños.

“Estas personas pasaron 13 días en el desierto, están lastimadas de los pies, tienen ampollas, hinchazón, además están asustadas, cansadas y deshidratadas. Todos ellos vienen huyendo de la pobreza”, expresó Julia Guzmán, cónsul de Guatemala en esa ciudad.

Yuvixa Morazán, presidenta del comité guatemalteco en Arizona, dijo que en esta época la temperatura en el desierto supera los 50 grados centígrados.

Ese clima contrasta con el clima de Guatemala, ya que la máxima anual, en promedio, ha sido de 24.5 grados en la capital, según Áxel Mancilla, meteorólogo del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología.

En Quetzaltenango, de donde son originarios muchos de los capturados, es de 21.7 grados.

Guzmán aseguró que ese desierto no se parece al “de las películas”, donde predomina la arena. “En este hay montañas, barrancos, piedras y árboles, pero toda la vegetación tiene espinas y no sirve ni para recostarse”, explicó.

Manifestó que cuando los coyotes convencen a sus víctimas de viajar a EE. UU. les mienten al decirles que solo caminarán tres o cuatro días en el desierto.

Relatan abusos

“Los relatos son terribles, de privaciones, abusos y miedo”, expuso la diplomática, quien dirige un consulado que atiende un promedio semanal de 200 casos de connacionales detenidos por el ICE.

También dijo que los niños capturados son originarios de Quetzaltenango, Chiquimula y Suchitepéquez, dos de los cuales viajaron solos para reunirse con sus padres en Los Ángeles y Houston. Ahora esperan en fila para ser deportados.

Guzmán reveló que es usual que los coyotes alquilen casas en Phoenix para esconder a los migrantes mientras reciben el pago de sus familiares, aunque en algunas ocasiones son descubiertos por el ICE.

Morazán indicó que es frecuente que otros grupos secuestren a los migrantes, mientras son transportados por los coyotes y luego extorsionan a los parientes.

Los 45 connacionales están en albergues, donde deberán pasar al menos 10 días. Muchos dejaron deudas en el país y algunos, según Guzmán, cedieron sus terrenos a los traficantes para financiar el viaje.

En contraste, para el ICE esta captura es un logro. “Esta es la mayor casa de indocumentados en Phoenix desde marzo del 2008, cuando 124 extranjeros fueron hallados”, indicó.

El 12 de mayo del 2008, en Postville, Iowa, en una redada el ICE capturó a 390 migrantes, entre ellos 287 guatemaltecos, en una planta procesadora de carne.

Fuente/Autor: LEONEL DíAZ ZECEñA – AP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *