La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
Catecismo único
01/27/2020
La Cruz de los misioneros
01/27/2020

Scalabrini

Una Congregación que en nombre del Santo Padre impusiese las providencias del caso

27 de enero de 2020

De los Escritos y Discursos de J.B. Scalabrini

Y ahora me permito, Beatísimo Padre, exponerle una idea mía. Su Santidad se ha propuesto el sublime y fecundo programa: Instaurare omnia in Christo. Ahora bien, la Iglesia, que con la admirable Institución de Propaganda Fide gasta tanto dinero y emplea a tantos sacerdotes para la difusión de la fe entre los infieles, ¿no hará algo similar para la conservación de la fe entre los emigrados de todas las naciones y de todas las regiones católicas: italianos, alemanes, españoles, portugueses, canadienses, etc. etc.? Una Congregación especial dedicada a este problema, el más grande de nuestro siglo, sería un honor para la Sede Apostólica, le acercaría los pueblos, como a tierna madre, y produciría un bien inmenso. Allá en los Estados Unidos del Norte las pérdidas del Catolicismo se cuentan por millones, ciertamente más numerosas de las conversiones de los infieles hechas por nuestras Misiones en tres siglos, y, no obstante las apariencias, continúan todavía. El protestantismo allá trabaja y trabaja también aquí para pervertir a las almas. Por lo pronto, una Congregación que se pusiese en relación con los Obispos de los lugares desde donde parten y con los Obispos de los lugares adónde llegan los emigrantes católicos, y si no fuera suficiente, con los respectivos Gobiernos; que estudiase en cada una de sus partes el arduo y complejo problema de la emigración, beneficiándose en el caso de los estudios antiguos y modernos, y en nombre del Santo Padre tomara las previsiones del caso, sería una bendición para el mundo y bastaría para hacer glorioso Su Pontificado.

Perdone, Beatísimo Padre, la audacia de un hijo devoto y agradecido, que daría por Usted y por Su causa la sangre y la vida, y dígnese continuar a impartir su santa bendición que recibo todos los días arrodillado con profunda conmoción, para que pueda cumplir, con la ayuda divina, las obras por las cuales he venido, y así por la solemnidad de Todos los Santos podré estar entre mi pueblo muy amado. (Carta a Pío X – 22-07-1904

Fuente/Autor: Una Voz Viva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *