Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
¿A QUIÉN IREMOS?
01/27/2020
Frases Mentirosas
01/27/2020

Temas

UN MUNDO SIN FRONTERAS

27 de enero de 2020

Cada día, al leer las noticias o escucharlas, uno no puede mantenerse ajeno a las situaciones que rodean a nuestro mundo. En muchas de las noticias que escuchamos, temas como la migración, la discriminación, el racismo, la intolerancia, saltan a la vista y sacuden nuestros sentidos pues el odio que estos sentimientos despiertan es cada vez más grande. Por más que uno quiera encontrar la raíz del problema, parecen surgir brotes y manifestaciones de violencia a causa de estos problemas prácticamente en buena parte del mundo.
El ideal de tener un mundo sin fronteras, parece estar cada vez más lejano, pues a medida que avanzamos en la globalización, nos damos cuenta que más nos separamos a causa de nuestra incapacidad para aceptar y convivir con quien a decir del Padre Pedro Corbellini, cs, un sacerdote scalabriniano que en paz descanse, “tiene la osadía de ser distinto a nosotros.”

LA MIGRACIÓN ES UN TEMA ESPINOSO

Aun cuando se ha luchado mucho por quitar la expresión del “Drama de la Migración” y hablar de ella como un fenómeno social que encierra muchos aspectos, en nuestros días, al hablar de Migración, uno sabe que entra en un tema espinoso que a muchas personas les espanta, les asusta, les causa incomodidad, les abruma y hasta prefieren evitarlo. La Migración en nuestros días es un tema que “espina” y que como en el juego de la “papa caliente” todos quisiéramos quitar cuanto antes de nuestras manos.
Uno sabe que al hablar de migración, más de alguna de las sensibilidades va a resultar afectada, pues en la mayoría de los casos, solamente se resalta la parte negativa de la migración, o por así decirlo, saltan a la vista sus aspectos menos favorables.

LAS CAUSAS DE LA MIGRACIÓN TAMBIÉN CAUSAN DOLOR

Hablar de qué origina la migración nos lleva a reconocer nuestra incapacidad de crear un mundo en el que todos podamos convivir en paz y tener lo que necesitamos para vivir con la dignidad de hijos e hijas de Dios. Hablando con claridad, las personas no emigran por gusto, o por el placer de emigrar. Habrá quien lo hace, y quien busca la aventura de enfrentarse a lo desconocido; pero en el mayor de los casos, la gente emigra porque busca mejores condiciones de vida.
En la Homilía de mi ordenación, el Obispo resaltó que quien emigra, deja a las personas que ama, por amor, para buscar darles una vida mejor, usando el caso de la familia del Papa Juan Pablo I.
Hablar de lo que causa la migración, no es solamente hablar de pobreza, es hablar de toda una estructura social que no favorece que las personas puedan salir tan fácilmente de las situaciones de pobreza y miseria en que viven, con la connotación de que quienes más pobres viven y marginados, ni siquiera tienen oportunidad de emigrar para transformar su situación.
En nuestro mundo globalizado, podemos ver que se sigue ensanchando la brecha entre los pobres y los ricos, y que los primeros son cada vez más, mientras que la riqueza se concentra en menos personas. Cuántas veces se ha hablado de que en México, el 80% de la riqueza de la nación se concentra en solamente el 5% de la población, y esto sin duda será semejante en muchos países del mundo.

LAS CONSECUENCIAS

Emigrar conlleva una serie de consecuencias para quienes han dejado su tierra, para quienes reciben a los migrantes y para quienes se quedan en el lugar de origen viendo a sus seres queridos partir. La desintegración familiar que poco a poco parece tan normal en nuestra sociedad, en la que familias divididas a causa de la migración, trae consigo una serie de situaciones que es necesario afrontar. Por eso encontramos hoy en día tantos vacíos que los jóvenes y las jóvenes no consiguen llenar y que algunos de ellos se originan en la falta de presencias familiares que sean significativas y que están ahí por la migración.
La pérdida de la identidad que se origina en la migración y que se resiente más en las segundas generaciones es otra consecuencia de la migración. El dolor de saberse discriminado, tratado como alguien totalmente ajeno y sin posibilidades de integrarse en la sociedad a la que se ha emigrado, son también consecuencias que la migración tiene.
Para quienes se quedan, más allá del dolor por la pérdida y separación de los seres queridos, está la angustia, de saber si los familiares se encuentran bien, con salud y realmente han logrado llegar al lugar hacia el que soñaban podía cambiar sus vidas. ¡Cuántas familias se han quedado esperando a que quienes emigraron se comuniquen con ellos! Y cuántas personas han desaparecido o fallecido sin ser identificadas, y dejaron siempre la estela de la duda en sus seres queridos de saber qué fue lo que realmente pasó.

LA CONTRAPARTE POSITIVA

Sin embargo, hay también en la migración consecuencias positivas. La integración de las personas en la sociedad a la que llevan genera la creación de nuevas sociedades que van poco a poco construyendo nuevas formas de vida con desarrollo social, cultural y económico.
Se habla muchas veces de las consecuencias económicas que la migración tiene en cuestión de las remesas que llegan al país expulsor de migrantes. México es un caso típico en el que la segunda fuente de ingresos de la nación son olas remesas que envían los migrantes a su lugar de origen. Creación de programas de inversión para el dinero que llega han generado desarrollo en muchas comunidades.
El enriquecimiento cultural de los migrantes con sus tradiciones y su propia idiosincrasia que llevan al lugar de destino transforma la manera de ver y relacionarse con el mundo de quienes viven ahí. El migrante no es una carga social, sino que contribuye a la sociedad a la que llega, y esto muchas veces no es reconocido, sino que se le acusa de ser precisamente una carga económica para la sociedad que los recibe.
Otra consecuencia que tendrá siempre mucho peso en el país que recibe a los migrantes es la participación política activa que los migrantes tengan. Esto ayudará siempre a crear nuevas leyes que protejan la dignidad y la persona de los migrantes y les garantice el respeto de sus derechos y el reconocimiento de sus obligaciones.

MONS. JUAN BAUTISTA SCALABRINI, UN HOMBRE CON INTUICIÓN HISTÓRICA

Como he señalado en otras ocasiones, no podemos leer la migración hacia atrás. La migración nos mueve a caminar delante de ella tratando de anticipar el lugar de encuentro con ella. Esta intuición histórica la tuvo nuestro Fundador, el Beato Juan Bautista Scalabrini, quien fue capaz de hacer una lectura no solamente histórica de la migración sino profética.
No se desanimó cuando le sugirieron que la migración era un fenómeno “pasajero” que terminaría muy pronto. Él fue capaz de leer los signos de los tiempos y anticipar fundando una Congregación que garantizara la atención a los migrantes no para “el hoy” sino para “el mañana.”Hoy en día, esta intuición sigue siendo un paradigma de nuestra sociedad pues vemos que la migración no termina, sino que aumenta cada día, y necesitamos descubrir dónde será nuestro punto de encuentro con ella. Por ello, Monseñor Scalabrini continúa vigente como Padre de los Migrantes, no solamente por lo “que hizo por ellos” sino por lo que con su testimonio de entrega nos invita a hacer y a continuar haciendo por los migrantes y refugiados.
Su carisma se inserta perfectamente en la Iglesia de hoy, pues la atención pastoral y social de los migrantes y refugiados sigue siendo una demanda en una sociedad en la que la discriminación, el racismo, la intolerancia, y la violencia institucionalizada contra los más débiles y vulnerables continúa siendo la forma de vida concreta de nuestro tiempo.
Por ello, lo invitamos a unir nuestro esfuerzo en la búsqueda de un mundo nuevo, de una estructura de hermandad y solidaridad, en la que la dignidad de los migrantes y refugiados, junto con todos los más desprotegidos de nuestra sociedad sea un imperativo de nuestro tiempo. En otras palabras, los invitamos queridos lectores a trabajar juntos por un mundo con el que Monseñor Juan Bautista Scalabrini, inspirado por Dios soñó: Un Mundo Sin Fronteras.

Padre Chan, cs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *