Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
ANIVERSARIO ORDENACIÓN SACERDOTAL DEL PADRE ERNESTO
01/27/2020
Conclusión XI Encuentro Continental de la Red de Informáticas
01/27/2020

Noticias

Pentecostés: Sin el Espíritu Santo, la Iglesia sería una institución social

27 de enero de 2020

VATICANO, 31 May. 09

Miles de peregrinos se dieron cita este mediodía en la Plaza de San Pedro para rezar el Regina Coeli con el Papa Benedicto XVI, quien el introducir la oración mariana recordó que con Pentecostés Dios envía a la Iglesia a anunciar el triunfo del amor sobre el pecado, y explicó que sin el Espíritu Santo, la Iglesia sería una institución social.

“La Iglesia en el mundo entero revive hoy, solemnidad de Pentecostés, el misterio del propio nacimiento, del propio ‘bautismo’ en el Espíritu Santo, que tuvo lugar en Jerusalén cincuenta días después de la Pascua”, señaló.

Agregó que “el Espíritu Santo, que con el Padre y el Hijo ha creado el universo, ha guiado la historia del pueblo de Israel y ha hablado por los profetas, que en la plenitud de los tiempos ha cooperado con nuestra redención, en Pentecostés ha descendido sobre la Iglesia naciente y la ha hecho misionera, enviándola a anunciar a todos los pueblos la victoria del amor divino sobre el pecado y sobre la muerte”.

Meditando sobre el Espíritu Santo, lo definió cual “alma de la Iglesia”, sin el cual esta “sería un gran movimiento histórico, una compleja y sólida institución social, tal vez una suerte de agencia humanitaria. Y es así como la consideran aquellos que están fuera de una óptica de fe”.

“Sin embargo –prosiguió el Papa- la Iglesia está incesantemente plasmada y guiada por el Espírito de su Señor. Es un cuerpo vivo, cuya vitalidad es justamente fruto del invisible Espíritu Divino”.

Más adelante el Pontífice recordó la presencia mariana y su relación con el Espíritu: “En Nazaret, Ella recibió el anuncio de su singular maternidad e inmediatamente después de haber concebido a Jesús por obra del Espíritu Santo, por el mismo Espíritu de Amor fue impulsada a salir al encuentro de su anciana pariente Isabel. La joven María es estupendo ícono de la Iglesia en perenne juventud del Espíritu, de la Iglesia misionera del Verbo encarnado, llamada a llevarlo al mundo y a testimoniarlo en el servicio de la caridad”.

Seguidamente el Papa rezó el Regina Coeli, saludó a los presentes en diversos idiomas e impartió su Bendición Apostólica.

Fuente/Autor: Aciprensa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *