Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
EN BUSCA DE UNA LUZ
01/27/2020
LA PASCUA, ALGO MÁS QUE “CONEJITOS.”
01/27/2020

Temas

MORALIDAD Y SENTIDO DE LA VIDA HUMANA

27 de enero de 2020

Objetivo:
Plantear la necesidad de valorar la vida y la vivencia de una moral sana y conforma a la naturaleza humana, reconociendo en ellas la oportunidad de ser feliz.

Material de apoyo:
Presentar algún fragmento de película en el que sea vea la realidad la vivencia positiva y negativa de la moralidad dentro de la vida. En su defecto presentar en imágenes dichas situaciones.

Recomendación:
Plantear desde un inicio que la moral no es una imposición sino algo que brota de la propia naturaleza humana, que forma parte de la esencia humana y que si bien es iluminada por la f, no quiere decir que sea una imposición o una constante prohibición.

VER LA REALIDAD:
La realidad del diario vivir está lleno de ejemplos de la vivencia de moral bien llevada y de igual modo de aquellos que llevan una vida laxa, ligera y en muchos casos pervertida. Basta revisar nuestros diferentes espacios de convivencia, comenzando desde nuestras familias, en el que muchas veces existen irresponsabilidades de padres y esposos, alcoholismo, excesos de poder, desobediencias. En la escuela, no falta quien promueva el desorden “maleado”, liderazgos que muchas veces solo dañan, corrupción entre alumnos y maestros, pornografía, etc. En la vida cotidiana como ciudadanos encontramos políticos corruptos, ciudadanos que los alimentan con su cooperación, la falta de compromiso para con la sociedad, el robo, el soborno, la prostitución, el narcotráfico, la pornografía, la delincuencia, etc.
Existen de igual modo también gente que lleva una vida moral bien llevada y ahí encontramos a muchos padres de familia responsables, esposos cariños y atentos, alumnos entregados, maestros dedicados, gente que ayuda al que menos tiene, políticos responsables y honestos, gente que defiende la vida, jóvenes alegres que se comprometen y colaboran con su familia y con su comunidad.
Esta es la cara de la vida, pero ¿entonces todos estamos llamados a vivir una vida moral bien llevada o solo algunos? ¿Porqué vivir así, de donde viene la necesidad de vivir una vida moral sana? ¿Qué es la moral?
*Vale la pena en este momento resaltar elementos característicos de cada lugar y las circunstancias de la comunidad.

PENSAR:
Antes que nada es necesario plantear la primacia e importancia de la persona sobre todas las cosas, de lo contrario quedará vagando la idea central.

La persona humana es de entre todas las cosas creadas por Dios la que tiene mayor dignidad por que no solo tiene un cuerpo, sino que es cuerpo y alma.
La persona se diferencia de los animales por su capacidad de pensar, amar y de saber y distinguir entre lo bueno y lo malo, es decir tiene una conciencia.

La vida moral y el sentido de la vida van de la mano porque ambas buscan la felicidad del hombre, el hombre que lleva una vida moral de modo positivo es más fácil que encuentre el verdadero sentido de la vida que otro que se deja llevar por una moral ligera y negativa.

¿Qué es la moral?
La moral es la vivencia de una vida conforme a la ley natural que siempre tiende a la BIEN y a la VERDAD, es la práctica de los valores más nobles.

La moral no es algo que se imponga sino que esta inscrito en el corazón del hombre y en la razón. Cuando se actúa conforme a la razón a la “Ley natural” siempre se actuará de manera correcta.

Pero ¿Qué es la ley natural? Es esa ley que no es dictada por los legisladores o por otras personas, sino que es la que va conforme a la naturaleza humana, por ejemplo: no es necesario que una ley nos diga que hay que respetar la vida, sino que brota de lo más profundo del ser humano y sabe de la necesidad de respetar la vida, amarla y cuidarla.

En la actualidad los jóvenes debemos saber la importancia de una moral dentro de la vida porque no es algo que sea extraño, sino que es necesario para llegar a encontrar la felicidad y el sentido de la vida una moral que nos ayude a conseguir ese fin, primeramente porque los beneficios más próximos son: estabilidad emocional, psicológica, familiar y social, porque un desorden moral muchas veces marca la vida de un joven de modo definitivo y para siempre. Otro motivo y quizás el principal es que nuestra estructura humana, nuestra humanidad así lo exige y Dios mismo el principal preocupado porque así sea ya que nos creo para ser FELICES.

Hoy en el mundo surge dentro de la iglesia y organizaciones civiles que promueven la “bioética”, que viene a ser una ética de la vida, y que principalmente promueve la defensa de la vida desde su nacimiento hasta el último y bajo las diferentes circunstancias. Como jóvenes cristianos estamos llamados a defender la vida, sus derechos, nuestros derechos en todos los aspectos sociales, individuales, políticos y económicos.

La vida moral muchas de las veces creemos que solo la deben vivir los viejos y no los jóvenes, y más aún que no tiene una influencia para con los otros, esto es un error. La moral que se propone también implica una vida moral que ayude a los otros, sobre todo a los más pobres.

La vida exige una moral porque es sagrada, valiosa, es don de Dios, es para disfrutarse pero buscando nuestra felicidad y la del otro.

ACTUAR:
La invitación es clara hay que respetar la vida propia y ajena, primero como personas y como cristianos estamos llamados a ello, porque Cristo mismo lo hizo, él prefirio a la persona que a la ley. Primero es la persona y luego la ley.

En nuestro campo de acción ahí hay que actuar, hay que ser valientes, pero bajo la convicción que nuestro ser de personas exige respetar la vida, la libertad, la conciencia.
Dar testimonio de una vida moral sana, así los otros se inspiraran para hacer valer su dignidad de persona y cristianos.

Ante las corrientes o ambientes que promueven la vida laxa, relajada y pervertida, que promueven una felicidad mal entendida, ahí está nuestro trabajo. Desde el primer circulo en que nos desarrollamos esta la posibilidad para promover el respeto a la vida y el verdadero sentido de ella.

PROMOVAMOS UNA CULTURA DE VIDA, PERO UNA VIDA MORAL CONFORME A LO QUE DIOS NOS PUSO EN ESTA TIERRA, EN ESTE PUEBLO, EN ESTA FAMILIA. ANIMO

Conclusión:
Hacer una oración y terminar con un canto o canción que invite al compromiso o a la reflexión.

Fuente/Autor: Pastoral Juvenil Nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *