Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Comentario a la intención Misionera indicada por el Santo Padre para el mes de julio 2008
01/27/2020
Fiesta de los jóvenes peregrinos en las diócesis australianas
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Miles vigilan la frontera desde su casa

27 de enero de 2020

Antiinmigrantes usan tecnología contra los indocumentados.

Aunado a las torres de vigilancia virtual que el gobierno federal ha instalado a lo largo de la frontera, sistemas de observación digitales de grupos antiinmigrantes como VirtualVigilance.org y TechnoPatriots, con sede en California y Arizona, envían mensualmente entre 14 mil a 16 mil correos electrónicos al Departamento de Seguridad Interna (DHS) para denunciar el cruce ilegal de indocumentados, según cifras proporcionadas por esas organizaciones.

Con la ayuda de por lo menos 30 cámaras térmicas que han sido colocadas en ranchos y propiedades que colindan con la frontera mexicana, estos grupos antiinmigrantes vigilan la actividad fronteriza desde la comodidad de sus casas, sentados al frente de sus computadoras.

En promedio, las denuncias de los civiles llevan a la detención de hasta 10 indocumentados cada mes, según estadísticas dadas a conocer por estos grupos antiinmigrantes, sin embargo, voceros de la Patrulla Fronteriza, indicaron que aunque las denuncias son de gran ayuda para esta oficina, no llevan un registro de los reportes emitidos por los miembros de esas organizaciones, ni de las detenciones que éstas originaron.

Las cámaras de vigilancia están ubicadas en zonas de alta actividad ilegal en ranchos, casas móviles, carreteras, áreas de descanso y postes telefónicos cercanos a la franja fronteriza con México y permiten obtener imágenes en vivo y a color gracias a la tecnología de zooms digitales, de acuerdo con Glenn Spencer, director de la organización no lucrativa American Border Patrol (ABP) que dirige el programa de VirtualVigilance.

El sistema

TechnoPatriots, cuyo costo inicial fue de 200 mil dólares, opera con voluntarios a lo largo de toda la nación, quienes conectados desde sus casas por sistema de internet, permiten a cualquier visitante de esta página manipular las cámaras y observar la actividad fronteriza hasta 30 minutos al día, para dar paso a otro vigilante.

El equipo de esta organización incluye aparatos que captan imágenes térmicas de noche para extender la vigilancia 24 horas al día, siete días a la semana.

De acuerdo con su fundador, Jon Healy, este sistema, cuyos vigilantes se hacen llamar “Guerreros del sillón”, le ha permitido a muchos ciudadanos de regiones lejanas a la frontera como Nueva York o Nashville, la oportunidad de “defender” su nación sin necesidad de viajar hasta la frontera.

Como medida de seguridad, ambas organizaciones requieren que todos los voluntarios llenen una solicitud e ingresen sus datos personales como teléfono, dirección, nombre completo y número de licencia de conducir, así como un breve sumario del por qué quieren convertirse en vigilantes.

A vuelta de correo electrónico, los solicitantes reciben un código con el que las personas podrán ingresar al sistema de observación digital. A diferencia de VirtualVigilance, la organización que dirige Healy cobra una cuota anual de 10 dólares por persona.

“Con la ayuda de muchos voluntarios, hemos incrementado satisfactoriamente el factor de vigilancia”, dijo Spencer en un comunicado.

Grupos defensores de los derechos de los inmigrantes han criticado la participación de civiles en actividades exclusivas de la Patrulla Fronteriza, argumentando que este tipo de sistemas podrían ser utilizados por racistas o miembros de grupos extremistas.

Sin embargo, la supervisión de la frontera con cámaras operadas por civiles no es un delito, siempre y cuando limiten su misión a reportar los incidentes a las autoridades competentes y no busquen tomar la justicia por su cuenta, indicó la Patrulla Fronteriza.

“Toda denuncia es de gran ayuda para nuestras operaciones”, dijo el portavoz de la dependencia federal en la zona de El Centro, California.

En 2006, una página en internet fue habilitada en Texas por espacio de un mes para que el público supervisara la vigilancia fronteriza entre Estados Unidos y México.

El portal, llamado Border Neighborhood Watch, en el que se emplearon 24 cámaras, recibió mas de 27 millones de llamadas. Sin embargo, las autoridades no dieron a conocer la cantidad de personas detenidas basándose en los datos aportados por los civiles.

Además de las acciones de civiles, el gobierno federal tiene en marcha el programa muro virtual fronterizo, un sistema que costó 2,000 millones de dólares y cuenta con docenas de torres de vigilancia equipados con cámaras, sensores, radares y luces.

Fuente/Autor: Claudia Núñez | 2008-07-05 | La Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *