Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Inmigrantes transforman el catolicismo en EU
01/27/2020
Avalancha de quejas tras golpes a migrantes
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Marchan miles en ciudades de EU pro inmigrantes

27 de enero de 2020

Desde Los Ángeles hasta Phoenix, Nueva York y Washington, manifestantes se lanzaron a las calles para exigir el fin a las deportaciones y una reforma migratoria integral .

Washington, EU
Martes 01 de mayo de 2007

Miles de manifestantes de todo EU, desde Los Ángeles, hasta Phoenix, Nueva York y Washington, se lanzaron hoy a las calles para exigir el fin a las deportaciones y una reforma migratoria integral, aunque en menor número que en 2006.

En alrededor de 90 ciudades de EU, los manifestantes denunciaron principalmente el incremento de las redadas de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) que, según afirmaron, sólo separan a las familias y no resuelve a largo plazo el problema de la inmigración ilegal.

Su objetivo es lograr que el Congreso, aunque dividido sobre el tema, apruebe este mismo año una reforma migratoria que saque de las sombras a los doce millones de indocumentados que se calcula viven en EU.

“Estamos aquí para reclamar nuestro sitio en la historia y exigir que el Congreso resuelva ya la incertidumbre que afronta los inmigrantes indocumentados , dijo Ricardo Juárez, líder del grupo “Mexicanos sin Fronteras”, en un mitin en Washington.

Al contrario que en 2006, cuando tuvieron como detonante una medida republicana que criminalizaba la presencia de indocumentados en el país, las marchas de este 1 de mayo -Día del Trabajo en todo el mundo, menos EU- carecían del fervor del año pasado.

En Chicago, la policía calculó que alrededor de 150 mil personas salieron a las calles para exigir la legalización de los indocumentados, pero el de Marzo de gente no llegó a los cerca de 700 mil manifestantes del año pasado para la misma fecha.

En esa ciudad, el foco de atención está en el caso de la mexicana Elvira Arellano, quien se ha refugiado desde el año pasado en una iglesia metodista junto con su hijo de ocho años y nacido en este país.

Su caso representa el drama que viven miles de familias clandestinas en todo el país y que, precisamente por falta de papeles, están sujetas a la deportación y la separación de sus familiares, según activistas.

En Los Angeles, las primeras cifras daban cuenta de unas 2 mil personas en el bulevar Olympic esquina con Broadway, en el corazón de la ciudad, una cifra inferior a la de 650 mil manifestantes del pasado año.

El temor a las redadas, y la fragmentación de los grupos organizadores, explican en parte la escasa participación de los latinos en Washington que, con apenas unas 300 personas no lograron llenar un parque emblemático de la capital, del tamaño de un campo de fútbol americano.

Los inmigrantes no salen porque “la represión y las redadas están teniendo un impacto y se ve no sólo en esta marcha, sino también en las escuelas, parques y clínicas, que no frecuentan por temor a ser deportados” , explicó el médico salvadoreño Juan Romagoza, director de la Clínica del Pueblo de Washington.

“Nos vienen prometiendo la reforma desde hace años y el Congreso no arregla situación” , agregó.

El doctor convertido en activista resumió así la inercia que hay en el Congreso respecto a cómo resolver el problema de la inmigración ilegal en EU, sin ofrecer una “amnistía” que cause la repulsa de los conservadores pero que beneficie a los indocumentados que cumplen con un mínimo de requisitos.

Tanto grupos pro-inmigrantes, como varios líderes demócratas que apoyan su causa, acudieron a la prensa hispana para reiterar sus posiciones.

La senadora demócrata y aspirante presidencial Hillary Clinton señaló que las marchas “ponen de manifiesto la importancia de una reforma migratoria integral” , y reiteró su compromiso por lograr una ley que “respete nuestra herencia inmigrante, el imperio de la ley y la dignidad humana”.

Pero las marchas no hicieron mella en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) , encargado del cumplimiento de las leyes de inmigración.

El titular del DHS, Michael Chertoff, dijo a la cadena CNN que las autoridades tienen que aplicar las leyes por igual, aunque los indocumentados tengan hijos nacidos en EU.

Sin embargo, expresó su esperanza en que el Congreso apruebe una ley de reforma migratoria “justa y razonable” este año, tal como lo ha pedido el presidente George W. Bush.

Este jueves, Bush volverá a insistir, durante una reunión en una iglesia evangélica en Washington, en que el país necesita un plan de trabajadores huéspedes, el reforzamiento de la seguridad fronteriza y la legalización de buena parte de la población indocumentada.

Se prevé que el Senado comience a debatir varias propuestas sobre la mesa a mediados de este mes, pero los demócratas insisten en que Bush debe invertir más capital político en el asunto.

Fuente/Autor: EFE/El UNiversal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *