La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Benedicto XVI exige compromiso cristiano a favor «del trato justo a la mujer emigrante»
01/27/2020
Jóvenes que ven más telenovelas tienen pobre desempeño escolar
01/27/2020

Noticias

Los jóvenes cada día beben más

27 de enero de 2020

En cinco años se ha duplicado el número de adolescentes, tanto hombres como mujeres que consumen bebidas alcohólicas de manera excesiva.

El consumo de bebidas embriagantes entre mujeres y hombres jóvenes crece de manera alarmante en la sociedad mexicana, debido a los cambios sociales y la falta de información acerca de los graves riesgos que enfrenta un enfermo alcohólico. Para el doctor Jesús Maya Mondragón este problema es como una bomba de tiempo que amenaza a todos por sus graves repercusiones en la vida.
Está claro que es un asunto que va en aumento, pues datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) indican que en los últimos cinco años se ha duplicado el número de adolescentes bebedores. Al ingerir licores, cervezas u otros embriagantes, los jóvenes elevan el factor riesgo, se exponen más a sufrir accidentes y enfermedades mortales.

El doctor Maya Mondragón, coordinador de Programas Médicos de la División de Salud de la Mujer, el Hombre y el Adulto Mayor del IMSS, advierte: “El alcoholismo es un problema de salud muy serio en nuestro país, al ubicarse entre los primeros 10 lugares de causa de mortalidad. “Este mal está relacionado directamente con accidentes de tráfico, enfermedades cardiovasculares, hemorragias cerebrales, pancreatitis alcohólica, además predispone la presencia de diabetes mellitus e hipertensión arterial”, puntualizó

Pérdida total

El experto del IMSS sostiene que el alcoholismo es causa de deserción escolar y, en ocasiones es detonante del consumo o la combinación de otras drogas y de problemas sociales como la violencia, riñas callejeras, homicidios y hasta suicidios.

Es una enfermedad prevenible si se detecta a tiempo, y las personas se informan pues así se evitan los factores de riesgo que la provocan.

Ante este escenario, las instituciones tienen como meta crear una mayor conciencia de los daños a la salud que ocasiona el consumo de alcohol y sepan identificar los factores de riesgo del alcoholismo, para evitarlos, o en caso de tomar, aprender a hacerlo sin llegar a la embriaguez, señala.

Es un mal que no respeta sexo ni edad, pues afecta por igual al hombre como a la mujer, cuando hace cinco años eran tres a uno.

El doctor Mondragón dice que es conveniente que la alerta sobre el problema social llegue a la ama de casa, al hermano, pareja, tío, padre o hijo, de un alcohólico, “de tal manera que cuente con la información para prevenir y controlar la enfermedad, la cual no se cura, sólo se controla”.

La alerta debe ampliarse a las mujeres embarazadas, pues una sola copa puede ocasionar el Síndrome Alcohólico Fetal (SAF), el cual causa al bebé graves daños físicos y neurológicos, entre ellos: nacimiento prematuro con bajo peso y talla pequeña, malformaciones de corazón, estrabismo, microcefalea (cabeza pequeña, ojos pequeños y atrofia del nervio óptico), labio y paladar hendido, hipotiroidismo y retraso mental.

La jefa del área de Salud Perinatal de la Coordinación de Salud Reproductiva del IMSS, Angélica Palomares Trejo, explica que los daños causados por el alcohol a un feto en desarrollo son graves e irreversibles, pero evitables, pues es suficiente con que la mujer se abstenga de consumirlo durante el periodo de gestación. Este Síndrome lo desarrollan con mayor frecuencia las bebedoras crónicas, así como las mujeres con desnutrición y las que padecen obesidad.

Advierte que, independientemente de la cantidad de bebidas embriagantes que se tome, el riesgo de que haya problemas durante el embarazo es alto pero diferente, según el periodo o etapa en que bebió.

La amenaza se debe, indica, a que el alcohol pasa libremente a través del cordón umbilical hacia el producto, el cual, a diferencia de su madre, no lo puede metabolizar y desechar, por lo que causa alteraciones en su desarrollo y formación.

Fuente/Autor: Silvia Ojanguren / El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *