La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
“Nuestros primeros pensamientos estuvieron dirigidos a la juventud”
01/27/2020
«¿El hombre solo quedará mudo entre tanta armonía?»
01/27/2020

Scalabrini

«La oración es Dios infundido en nuestro corazón»

27 de enero de 2020

De los Escritos de Juan Bautista Scalabrini

La oración es sin duda la acción más noble y más gloriosa que el hombre pueda ejercitar en este mundo y nos confiere una grandeza del todo soberana. No sólo ella nos pone en íntima relación con todo lo que hay de verdadero, de bello, de santo en el cielo y sobre la tierra, sino que nos hace también partícipes de la amistad de Dios, de sus más tiernas efusiones, de sus más íntimas confidencias. La oración es Dios que desciende al ser invocado: Dios derramado, infundido en nuestro corazón, según la hermosa expresión de San Agustín: Dios, nuestro Creador, nuestro Padre, nuestro Redentor, nuestro amigo, nuestro hermano, que nos mira y nos escucha, que sonríe benévolo a nuestros homenajes y a nuestros afectos.

La Oración – Piacenza 1905

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *