Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Abandonados allá sin sombra de asistencia religiosa
01/27/2020
La grandeza religiosa y moral de la causa de los emigrantes
01/27/2020

Scalabrini

La mayor parte de los males podrían evitarse

27 de enero de 2020

De los escritos de Juan Bautista Scalabrini.

Sin embargo, lo que más entristece en todo esto, es el pensamiento que la mayor parte de los males religiosos, morales, económicos, a los que se expone nuestra emigración podrían evitarse o disminuirse bastante, si las clases dirigentes en Italia fuesen concientes de los deberes que los unen a los hermanos expatriados; ya que las inmensas comarcas de América no son tan malsanas para no poder ofrecer a nuestra emigración un rincón tranquilo, y no todas las tierras están poseídas por la especulación para no encontrar todavía lugares tan fértiles y baratos para asegurar una equitativa recompensa a los trabajadores. Todo está en saberlas mostrar a nuestra emigración.

Pero, ¿cuándo se hizo esto en Italia? ¿Cuándo se le dijo a los emigrantes: tengan cuidado, éste y el otro contrato que se les ofrecen, éstas y aquellas otras regiones que se les indican, esconden tal y cual otro asecho, no son seguras, no son sanas, son estériles, o también siendo fértiles, están tan fuera de todo medio de comunicación posible, tan apartadas de todo conglomerado humano, que el fruto de sus esfuerzos reposará sin poder ser vendido, y así serán al mismo tiempo ricos y pobres? Repito, ¿cuándo se hizo esto en Italia? A lo sumo se grita un poco y se gime bajo el flagelo de algún hecho, que en nuestros hermanos ofende a nuestro amor propio nacional, se grita y se compadece y se reclama también, si se quiere, alguna medida del gobierno ¿y después? ¡Se calla todo, se cubre todo con el olvido, todo vuelve a la calma, la calma falaz de la ola que esconde a la víctima y que prepara otras más! (La emigración de los obreros italianos – Ferrara – 1899)

En la foto – Scalabrini en una balsa cruza un río durante su visita a Brasil.

Fuente/Autor: de UNA VOZ VIVA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *