“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
Presa facilísima de la especulación
01/27/2020
La mayor parte de los males podrían evitarse
01/27/2020

Scalabrini

Abandonados allá sin sombra de asistencia religiosa

27 de enero de 2020

De los Escritos del Beato Juan Bautista Scalabrini

Los pobres campesinos que emigran, cuando no mueren por el camino, o no sucumben por las privaciones o por la mortal angustia de verse engañados, están, se puede decir, abandonados allá sin sombra de asistencia religiosa. Su estado es más fácil imaginarlo que describirlo. Los sacerdotes no abundan en América, y los pocos que hay, casi desconocedores de nuestra lengua, no podrían tampoco cumplir, como quisieran, sus deberes, por la razón muy simple que no serían comprendidos por los emigrados. Considero que por estar los emigrados dispersos por esas superficies sin fin, el sacerdote no podría visitarlos más que de vez en cuando y de prisa. Por lo tanto, el italiano que vive en América, está casi obligado, generalmente hablando, a llevar una vida peor que pagana, sin Misa, sin Sacramentos, sin oraciones públicas, sin culto, sin Palabra de Dios, de tal manera que ya es mucha cosa si sus hijos son bautizados. Ahora es evidente que ese estado de cosas, debe conducir insensiblemente a esos infelices a una indiferencia espantosa en materia de religión y a un materialismo que embrutece (…).

Además no hay que olvidar que si en América faltan con mucha frecuencia templos y sacerdotes católicos, la propaganda protestante o masónica, según los lugares, no falta nunca. Allí adónde la voz del ministro de Dios no llega, llegan los folletos incrédulos, las novelas inmorales, los opúsculos y los libros de las sectas. Por lo tanto, si por un lado falta todo auxilio religioso, por el otro abundan las insidias a la fe de nuestros pobres connacionales, los que por interés o por ignorancia fácilmente se dejan enredar por los apóstoles del error. (La emigración Italiana en América – Piacenza – 1887)

En la foto – Monumento a Scalabrini en la Casa Madre de Piacenza, Italia.

Fuente/Autor: UNA VOZ VIVA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *