“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
Dudas, ¿y quién no las tiene?
01/27/2020
¿Qué y cómo quiero ser?
01/27/2020

Rincón Vocacional

Jesús, poniendo en él los ojos, le amó

27 de enero de 2020

Ambientación

Como símbolo para esta celebración, se puede colgar un dibujo con unos grandes ojos, que llevará por título el lema de esta celebración: <>.

Recomendamos acompañar los momentos de meditación con alguna música suave.

Monición de entrada

Nos reunimos en esta tarde para orar por las vocaciones. Tendremos como tema de reflexión la escena del joven rico. Es un buen momento para replantearnos el sentido de nuestra vida religiosa, a la vez que rogamos al Padre que sean muchos los que vengan a compartir nuestro propósito.

La oración por las vocaciones de hoy está marcada por una invitación a ser verdaderos testigos del Señor. Él nos ha convocado para mostrarnos el gozo de compartir la experiencia de nuestra vocación.

Canto (Tú, Señor, me llamas. C. Erdozaín)

Lectura evangélica (Mc 10, 17 22)
Se ponía ya en camino cuando uno corrió a su encuentro y arrodillándose ante él, le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?” Jesús le respondió: ¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sin sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes testimonio falso, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre.” Él, entonces, le contestó: “Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud.” Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: “Sólo una cosa te falta: vete, vende lo que tienes y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme.” Pero él, al oír estas palabras, se entristeció y se marchó apenado, porque tenía muchos bienes.

Reflexión
<> Este es el amor del Redentor: un amor que brota de toda la profundidad divino-humana de la Redención. En él se refleja el eternos amor del Padre, que <>. El Hijo, lleno de ese amor, aceptó la misión del Padre en el Espíritu Santo, y se hizo Redentor del mundo. El amor del Padre se reveló en el Hijo como amor que salva. Precisamente ese amor constituye el verdadero precio de la Redención del hombre y del mundo. Los Apóstoles de Cristo hablan del precio de la Redención con una profunda emoción: <>, escribe San Pedro. <>, afirma San Pablo.
La llamada al camino de los consejos evangélicos nace del encuentro interior con el amor de Cristo, que es amor redentor. Cristo llama precisamente mediante este amor suyo. En la estructura de la vocación, el encuentro con este amor resulta algo específicamente personal. Cuando Cristo <>, llamando a cada uno y a cada una de una de ustedes, lo hace con aquel amor suyo redentor; y cuando se dirige a una determinada persona de manera definitiva, toma al mismo tiempo características esponsales: es decir, se hice amor de elección. […]
Han elegido a Jesús de Nazaret, el Redentor del mundo, escogiendo el camino que Él les ha indicado.
Este camino se llamaba también el camino de perfección. Conversando con el joven, Cristo dice: <>; de modo que el concepto de <> tienen su motivación en el misma fuente evangélica. […]

[…]La llamada a la perfección pertenece a la esencia misma de la vocación cristiana. (Exhortación apostólica Redemptionis donum II, 3,4, 5)

Sólo Dios
Sólo Dios puede dar fe…
Pero tú puedes dar tu testimonio.

Sólo Dios puede dar la esperanza…
Pero tú puedes devolverla a tu hermano.

Sólo Dios puede dar el amor…
Pero tú puedes enseñar a amar.

Sólo Dios puede dar la paz…
Pero tú puedes sembrar unión.

Sólo Dios puede dar la fuerza…
Pero tú puedes animar al desanimado.

Sólo Dios es el camino…
Pero tú puedes señalarlo a otros.

Sólo Dios es la luz…
Pero tú puedes hacer que brille a los ojos de todos.

Sólo Dios es la vida…
Pero tú puedes hacer que florezca el deseo de vivir.

Sólo Dios puede hacer lo que parece imposible…
Pero tú puedes hacer lo posible.

Sólo Dios se basta a sí mismo…
Pero prefiere contar contigo.

Reflexiones en torno a la vocación:

La vocación no es una luz cegadora que aparece en la vida de los hombres de forma evidente. Es la capacidad de dialogar con las oscuras urgencias del mundo, con el corazón de Dios que es Padre de los pobres. Es poner la vida en juego: llevar a los hombres en el corazón y el corazón en las manos. Si comprendes así la vocación, desde la trascendencia del diálogo con Dios, podrás interpretar tu propio proceso desde esta nueva perspectiva.

Comprender la grandeza de una misión y la dignidad que te da ser colaborador de Dios, te llevará a un mayor conocimiento de ti mismo, y a una clara superación, no ya con el objetivo de triunfar individualmente, sino para convertirte en un verdadero instrumento del Espíritu. La misión en el sentido espiritual contiene evidentemente un compromiso social, pero da a este compromiso un sentido más profundo, capaz de responder a las situaciones más difíciles, en las que el hombre se tropieza con la limitación y con el misterio del pecado y del mal.

El don de sí mismo en una misión produce en el corazón del hombre la alegría, formando una actitud ante la vida que lo unifica por dentro. Nos ofrece un testimonio de esto San Juan de Ávila, un sacerdote santo del siglo XVI:

“Buen manjar ofrece con amarga salsa quien sirve a Dios con tristeza, porque Él más quiere en el dador alegría, que a la dádiva, y agrádale mucho el corazón libre de toda desaprovechada tristeza, cual lo tenía David cuando decía: Aparejado está mi corazón, Señor aparejado está mi corazón. Dos veces está aparejado, porque de tan buena gana sirve a Dios en la adversidad como en la prosperidad, tan buena cara hace a los azotes como a los halagos y está presto a subir a Dios con el pensamiento y a bajar al prójimo para aprovecharles”.

Preces

Llenos de alegría y gozo por sentirnos llamados a la gran misión de anunciar la Buena nueva a todos los hombres, dirijamos al Padre nuestra oración confiada.

• Por la Iglesia, comunidad de creyentes en Jesús, para que no falten en ella sacerdotes que continúen anunciando la Buena Nueva en el mundo y celebrando la Salvación con sus hermanos, los hombres, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

• Por los sacerdotes y consagrados, para que vivan su vocación con generosidad y gozo, y por su testimonio de vida muchos jóvenes se sientan atraídos a revelarlos en su ministerio, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

• Por los padres cristianos, para que tomen conciencia de la responsabilidad que tienen en la comunidad cristiana y consideren la vocación de sus hijos como un <> de Dios, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

• Por nuestras comunidades parroquiales, grupos cristianos y centros educativos, para que entre sus miembros se planteen la vocación religiosa y sacerdotal como una necesidad de la Iglesia y como un signo de madurez en la fe, que les lleve a poner su vida al servicio del Evangelio, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

• Por el aumento y perseverancia de las vocaciones a la vida agustino recoleta, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

• Por quienes se están formando en los seminarios y noviciados, para que abran su corazón, sin reservas, a la llamada de Jesús, roguemos al Señor. Te rogamos, óyenos.

Iluminados y animados por tu Palabra, te pedimos, Señor, por todos aquellos que nos sentimos llamados para proclamar tu reino. Sostennos en las dificultades, confórtanos e los sufrimientos, asístenos en la sociedad, protégenos en la persecución, mantennos en la perseverancia, confírmanos en la fidelidad. Te lo pedimos a ti, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Padrenuestro
Elevemos al Padre eterno, sustento de toda vocación, la oración que su hijo, Jesucristo, nos enseñó: Padre nuestro…

Oración
Oh, Señor,
ve delante de nosotros para guiarnos,
ve detrás de nosotros para impulsarnos,
ve debajo de nosotros para levantarnos,
ve sobre nosotros para bendecirnos,
ve alrededor de nosotros para protegernos,
ve dentro de nosotros para que, con cuerpo y alma,
te sirvamos para gloria de tu nombre.

Fuente/Autor: Reflejos de Luz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *