Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Tres millones y medio de comidas para los jóvenes peregrinos
01/27/2020
Mensaje de la CEM
01/27/2020

Noticias

Hacia el CAM 3: Tercer Congreso Misionero América

27 de enero de 2020

En la sección de Música hemos subido un CD con cantos para la SEJUVE: Semana de Juventud en Guadalajara, jal.

“El Congreso dará un nuevo impulso a la evangelización, llevará a repensar profundamente y relanzar con fidelidad y audacia nuestra misión como Iglesia”. Entrevista de la Agencia Fides al P. Timoteo Lehane Barret, responsable de la organización.

Quito, Ecuador

Después de una intensa y larga preparación se acerca ya la fecha de inicio del Tercer Congreso Misionero América CAM 3 que tendrá lugar en Quito (Ecuador) del 12 al 17 de agosto. Al final del Congreso tendrá lugar el lanzamiento de la Gran Misión Continental propuesta por la V Conferencia General de Aparecida. Con este emotivo la Agencia Fides ha dirigido algunas preguntas al P. Timoteo Lehane Barret S.V.D. Director Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Ecuador y responsable de la organización del Congreso.

Nos encontramos ya en la etapa final del Congreso Misionero Americano CAM 3 después de un largo tiempo de preparación. ¿Qué podría destacar de todo este tiempo de preparación? ¿Cómo han respondido las diócesis y los diversos países?

Todos los que estamos involucrado en la organización del CAM 3 estamos sintiendo una gran alegría y estamos muy contentos con las respuestas de la gente en los diferentes países y en las Diócesis aquí en Ecuador.
Respecto a la respuesta a nivel internacional ha habido una buena acogida del Instrumento de Trabajo y en muchos países lo han publicado para trabajar en sus propios Congresos Nacionales en preparación al CAM 3. Esto es algo muy bueno porque muestra que los delegados viene preparados al Congreso y también un deseo que el CAM 3, que además de ser una gran celebración misionero Continental, nos da también la posibilidad de reflexionar y profundizar nuestro compromiso misionero como bautizados y a la vez, de animar a muchos otros, sobre la tarea Ad gentes de la Iglesia particular.
También agradezco a todos las Direcciones de las OMP en América por la gran acogida que nos han dado en los 16 foros que se van a realizar en las tardes del Congreso. Es algo maravilloso ver que todos los países van a participar activamente en el desarrollo de los diferentes foros y cada país se va a responsabilizar de un tema.
En cuanto a la respuesta en Ecuador ha habido también mucha participación. Además de los cientos de voluntarios que están ayudándonos aquí en la sede central, están las dos mil familias que están preparándose para recibir a los 3000 misioneros y misioneras de los 5 continentes, asistiendo a cursos de formación misionera en la diferentes Parroquias y Decanatos de la arquidiócesis de Quito. Todas las Diócesis en Ecuador han realizado su propio Congreso Misionero Diocesano para preparar y elegir a sus delegados.
Los estudiantes de teología de nuestros seminarios y los miembros de la Vida Consagrada están preparando sus propios reuniones de apoyo para coincidir con el Congreso. Además desde mediados de Junio tenemos la grata visita de la Reliquias de la Patrona de las Misiones, Santa Teresita del Niño Jesús, en un recorrido nacional de preparación para el Congreso.

¿Qué espera Vd. de este Congreso para todo el continente americano?

En todo el proceso de preparación he visto y he palpado con gozo la acción del Espíritu. Nuestros Obispos de Latinoamérica y del Caribe nos invitaron en Aparecida a “seguir impulsando la acción evangelizadora de a Iglesia, llamada a hacer de todos sus miembros discípulos y misioneros de Cristo, Camino, Verdad y Vida, para que nuestros pueblos tengan vida en Él” .
Se refiere a nuestros propios pueblos del Continente, pero gracias a una mayor comprensión del compromiso cristiano solidario y a la buena animación misionera de los diferentes Congresos Misioneros nos estamos abriendo cada vez más como continente a los pueblos de la tierra y a toda la humanidad.
Nuestros Pastores, ante las nuevas circunstancias latinoamericanas y mundiales, nos llaman a dar un nuevo impulso a la evangelización, a repensar profundamente y relanzar con fidelidad y audacia nuestra misión como Iglesia. Por eso, nos invitan a crecer, madurar y revitalizar nuestra fe, a recomenzar desde Cristo, recordando a todos los cristianos “que, en virtud de su bautismo, están llamados a ser discípulos y misioneros de Jesucristo” y desde nuestro continente dar testimonio al mundo entero.
Por ello veo que el lema de Aparecida expresa perfectamente lo que nuestros agentes de pastoral esperan de este Congreso: que desde nuestro continente queremos ser con mayor autenticidad, discípulos y misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos en Él tengan Vida.

¿Cuáles son las previsiones en cuanto a numero de participantes y de dónde provienen?

Vienen más de 3.000 personas, misioneros de toda América, norte, centro y Sur, vendrán también algunos de África, Asia y Europa. Por eso, en el Congreso vamos a vivir la dimensión misionera de la Iglesia que nos permitirá entrar en comunión con la Iglesia de toda América y con la Iglesia universal.
Es importante para nosotros en Ecuador, acoger y saber escuchar a los misioneros que vendrán a visitarnos. Ellos con sus experiencias nos van ayudar para estar en permanente discipulado y nos ayudarán a acercarnos cada vez más a los pueblos y culturas del mundo y a sus necesidades.
La gente que viene se albergará en nuestras parroquias y vivarán en nuestras hogares compartiendo sus experiencias y vivencias de fe y esto será un intercambio importante no solo para nosotros, sino también para ellos.

Al final del Congreso será el lanzamiento de la Gran Misión Continental ¿Qué es lo que ha impulsado a los Obispos a convocar esta Gran Misión?¿Qué frutos se esperan de la misma en la renovación de la iglesia en América Latina?

Si, al final del Congreso, tenemos la ceremonia muy especial del lanzamiento de la Gran Misión Continental y están invitados todos los Obispos presidentes de los 22 Conferencia Episcopales. Para nosotros es un gran apoyo y un aliento, un regalo que la Directiva del CELAM nos ha proporcionado.
La invitación de Benedicto XVI en Aparecida fue clara: Nos invitó a “iniciar la nueva etapa que la Iglesia misionera de América Latina y El Caribe se dispone a emprender, a partir de esta V Conferencia General en Aparecida”. Hemos recorrido ya un camino en América Latina, pero el documento de Aparecida nos ofrece una oportunidad de iniciar nuevas actividades pastorales y nos invita a movilizarnos ante los desafíos del mundo. Por eso, creo que pueda ser un momento de una profunda renovación de nuestra rica experiencia eclesial en el continente.
Se nos invita también a no perder la eficacia misionera sino más bien perfeccionarla y acrecentarla de acuerdo a las nuevas exigencias de nuestros tiempos. Se requiere imaginación para encontrar respuesta a los muchos y siempre cambiantes desafíos que plantea la realidad y que exigen nuevas acciones misioneras. Ya sabemos que los problemas y dificultades que vivimos en el Continente, así como del mundo de hoy, son múltiples y complejos, y no es fácil dar una respuesta.
Por ello el Santo Padre nos planteaba en su Discurso Inaugural la cuestión fundamental sobre el modo como la Iglesia, iluminada por la fe en Cristo, deba reaccionar ante estos desafíos, nos concierne a todos. Y es lo que buscamos con esta Misión.
Los frutos que podemos esperar vendrán por obra y gracia del Espíritu Santo. La propuesta de Jesús hoy a nuestros pueblos, y el contenido fundamental de esta misión, es la oferta de una vida plena para todos. Y todos estamos llamados a vivir una vida en misión, apasionados por el anuncio de Jesús-verdad del Padre, capaces de mostrar la luz de Cristo al mundo actual y ofrecer senderos de vida nueva a través de nuestro vida y testimonio. Requiere de nosotros comunión para ofrecer un testimonio autentico al mundo, y en especial un servicio esperanzador a los más pequeños.

Fuente/Autor: Agencia Fides

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *