Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
INDIA – CONTRA LA POBREZA… EL EMPEÑO DE UNA MISIONERA EN BANGALORE
01/27/2020
Los 498 mártires interrogan hoy a los católicos españoles sobre su fe
01/27/2020

Noticias

EN EL MUNDO…

27 de enero de 2020

En el mundo 77 millones de niños no van a la escuela, 39 millones viven en alguno de los 28 países todavía en guerra o víctimas de conflictos.

Roma (Agencia Fides)

Se titula “Niñas sin palabra” el Reporte que Save the Children, la más grande organización internacional independiente por la defensa y la promoción de los derechos de la infancia, ha recientemente difundido con ocasión del relanzamiento de la campaña internacional “Escribamos de nuevo el futuro”, iniciada hace un año en 47 países del mundo con el objetivo de llevar a la escuela y asegurar antes del 2010 una instrucción de mejor nivel a 8 millones de niñas y niños que viven en naciones en guerra o liberadas recientemente de las guerras.

Son 77 millones en el mundo los niños que no van a la escuela. 39 millones, estima Save the Children, viven en alguno de los 28 países hoy todavía en guerra o que son víctimas de conflictos. En estas naciones particularmente, pero también en las estables y en paz, las niñas resultan discriminadas en el acceso a la escuela: el 57% del total de los menores excluidos de la instrucción son niñas. Además casi una niña de cada cinco que se inscribe al primer año de escuela primaria, no llega a completar el ciclo de instrucción primaria. En algunas zonas del Sur del Sudán, por ejemplo, el 82% de las niñas no están inscritas a la escuela, mientras en las áreas rurales de Afganistán este porcentaje llega hasta el 92%.
“En tiempo de guerra las niñas y las adolescentes son un grupo particularmente vulnerable y en riesgo de gravísimas violaciones debido a la discriminación de género y al rol que les es atribuido por la sociedad”, explica Valerio Neri, Director General de Save the Children Italia. Durante o inmediatamente después de un conflicto las niñas son las primeras a las cuales les es negada la posibilidad de ir a escuela por varias razones. Los padres temen que las escuelas puedan ser atacadas por milicianos y por lo tanto que las niñas sean reclutadas a la fuerza en los ejércitos; o temen que las propias hijas sean víctimas de molestias y abusos por parte de los compañeros de escuela o de los maestros. En otros casos el factor puede ser económico: si hay costos por sostener para las pensiones o material escolar y las familias, empobrecidas por la guerra, no tienen suficiente dinero, las niñas serán las primeras que deberán renunciar a la escuela y a ser llamadas a casa para ayudar económicamente al núcleo familiar.

Asimismo, documenta el Reporte, mujeres de todas las edades, se encuentran a tener que afrontar el desalojo, la pérdida de casa y propiedades, de familiares y parientes, la pobreza. Mujeres, muchachas y niñas son víctimas de homicidios, torturas, desapariciones, esclavitud sexual y embarazos y matrimonios forzados, como en el caso de tantas niñas pagadas o raptadas por las milicias armadas.

Se estima que de más de 250.000 niños empleados como soldados, más del 40% son niñas y adolescentes. Ser “soldado” para una muchacha significa someterse a las órdenes de los combatientes, hacerles de doméstica y enfermera, ser su “mujer”: o dicho de otro modo ser objeto de abusos sexuales por parte de uno o más milicianos, tener elevadas probabilidades de contraer el virus del Hiv/Sida, así como de quedar encinta incluso a los 10 años.

En un contexto de riesgo tan alto y graves violaciones, tanto durante cuanto después de un conflicto, “la escuela puede jugar un papel fundamental para la protección de muchachas y niñas de los abusos y violaciones y representar un lugar seguro donde repararse”, subraya Neri. “En la escuela, asimismo, se aprenden informaciones útiles para la salud y seguridad personal, por ejemplo sobre la prevención del Hiv/Sida o sobre las minas anti-persona”. Finalmente “la escuela constituye quizás la única ocasión, para millones de niñas y niños que viven en zonas inestables, conflictivas y pobres, de garantizarse a sí mismos y a las propias comunidades un futuro diverso y mejor”.

Save the Children Italia ha lanzado una Petición con recolección de firmas para garantizar el derecho a la instrucción a los niños en los países en conflicto. Es posible firmarla online en la dirección: www.savethechildren.it

Fuente/Autor: Agencia Fides

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *