La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Insta Papa a Bush a seguir solucionando conflictos
01/27/2020
Ora Papa en memoria de víctimas del 11-S en NY
01/27/2020

Noticias

El Papa pide a Iglesia de EU apoyar a migrantes

27 de enero de 2020

El líder católico celebra su cumpleaños 81 en Washington.

Jueves 17 de abril de 2008

WASHINGTON.— Con los ecos de un ceremonial cargado de liturgia y política en la Casa Blanca, el papa Benedicto XVI no desaprovechó ayer la oportunidad de abogar ante el presidente George W. Bush por la causa de más de 12 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.
Luego, durante un encuentro en la basílica de la Inmaculada, el Papa pidió a los obispos católicos de Estados Unidos “dar la bienvenida a los inmigrantes y apoyarles en sus necesidades y en sus esperanzas”.

El futuro de millones de inmigrantes que, en buena medida, garantizan el renacimiento y el porvenir de la Iglesia católica en Estados Unidos, se convirtió así en uno de los temas clave de su encuentro privado con el presidente Bush, donde ambos coincidieron en la necesidad de procurar “políticas coordinadas en materia migratoria, para garantizar el trato humano y el bienestar de las familias” de inmigrantes.

En un escueto comunicado conjunto, que no arrojó mayor luz sobre el tono, ni sobre el intercambio de opiniones, la Casa Blanca se limitó a consignar la discusión de un capítulo extremadamente sensible en plena campaña electoral.

“Fue un encuentro privado”, se limitó a señalar la portavoz de la casa Blanca, Dana Perino, para caracterizar así el encuentro del pontífice con el presidente en la oficina oval, donde el tema de la inmigración indocumentada fue abordada por el propio Bush y complementada por Benedicto XVI con la necesidad de impulsar el progreso y el desarrollo de América Latina.

Tras una ceremonia, en la que el Papa fue felicitado por su 81 cumpleaños con un coro que entonó el happy birthday (feliz cumpleaños), la Casa Blanca emitió un comunicado para asegurar que, durante su encuentro, Benedicto XVI y el presidente Bush reiteraron además su compromiso común contra el terrorismo y la defensa de la vida, y mostraron su preocupación por la situación en Irak.

Ambos dignatarios externaron asimismo su preocupación por “la manipulación de la religión para justificar la muerte de inocentes” y se pronunciaron en favor de “una solución al conflicto palestino-israelí”.

Poco antes, el papa Benedicto XVI se había dirigido a una multitud de casi 10 mil personas, para pronunciarse en favor de “una diplomacia paciente para resolver conflictos”. El mensaje, interpretado como una crítica velada a la guerra en Irak, se convirtió así en la única nota disonante en una ceremonia de recepción sin precedentes en la Casa Blanca.

A su vez, el presidente Bush pidió al Papa hacer un frente común contra el “fanatismo religioso y el terrorismo” y se declaró en tono solemne que “toda vida humana es sagrada”. La frase de Bush, una referencia velada a la cuestión del aborto, se produjo casi al mismo tiempo en que la Corte Suprema de Justicia votaba en favor de la inyección letal por considerar que “no es un método cruel, ni anticonstitucional”.

Poco después, el Papa se trasladó a la Nunciatura Apostólica para celebrar su 81 cumpleaños con un almuerzo “italiano”.

Fuente/Autor: J. Jaime Hernández – El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *