“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
Para el bienestar religioso, moral y civil de nuestros emigrados
01/27/2020
De los Escritos y Discursos de Juan Bautista Scalabrini
01/27/2020

Scalabrini

Ejercer libremente el ministerio bajo la dependencia de Su Excelencia

27 de enero de 2020

De los escritos y Discurso de Juan Bautista Scalabrini

Recibí su muy cordial carta del 10 del corriente febrero, acompañada por la generosa ofrenda de mil liras para nuestro Instituto. Me siento impotente de darle las gracias como querría, sin embargo también el afecto y la gratitud son buena moneda, y yo con esta pretendo, Monseñor, retribuirle.

Espero que en estas horas el buen P. Marcelino le habrá expuesto mis ideas acerca de los Misioneros por enviar a Nueva York.

Dentro de algunos meses podría enviarle tres y además un hermano catequista; pero sería necesario que hubiese allí una casa para alojarlos, ya que deben hacer vida en común en lo posible; y una iglesia, por ahora también un subsuelo o un sótano, donde pudieran ejercer libremente, siempre bajo la absoluta dependencia de Su Excelencia Reverendísima, el sagrado ministerio. Si fuese posible, conveniente y prudente sustraer a los italianos de la jurisdicción parroquial y confiar su cuidado espiritual a nuestros Misioneros, todo saldría de maravilla. Pero el juicio de eso corresponde a Su Excelencia y Usted hará lo que estime oportuno in Domino.

En cuanto a mí, desearía justamente que Usted, venerable Monseñor, que goza merecidamente de tanta estima ante la Santa Sede, fuese el primero de los Obispos Americanos en abrir una casa para nuestros sacerdotes. Es una obra que casi hemos realizado juntos, ya que Usted se dignó de alentarme desde los comienzos y prometerme su elevado patrocinio.

Desde la casa de Nueva York, los Misioneros, creciendo en lo sucesivo en número, podrían difundirse, como desde una sede central, en las otras diócesis que los solicitaran. En Nueva York después se podría también, según mi parecer, abrir una escuela para los hijos de los italianos, algún jardín de infantes dirigido por Religiosas; constituir comités de patronato para nuestros emigrados a ejemplo de la Asociación de San Rafael para los Alemanes, y como se hace para los Irlandeses.

“Sin libertad de ministerio no se logra nada o bien muy poco”

A Mons. Arzobispo de Río pedirán humildemente si permite a nuestros Misioneros volver a ocupar la misión de Nueva Mantova y de las colonias italianas circundantes. También le harán conocer lo que el Santo Padre desea al respecto. Les transcribo, por lo tanto, la siguiente deliberación que se puede leer en el punto 2978 de Propaganda Fide: “En cuanto a los Obispos de Brasil el Santo Padre quiere que concedan a los Misioneros las facultades necesarias directamente y sin dependencia de los Párrocos y de los Vicarios locales, autorizándolos, cuando sea necesario, a separar los territorios habitados por los italianos de la circunscripción parroquial, constituyendo nuevas parroquias, que se confiarán a la dirección de dichos Misioneros”.

La experiencia de estos años ha demostrado que sin la libertad de ministerio, aun con alguna dependencia de los párrocos del lugar, no se logra nada o bien, muy poco.

Lo mismo harán conocer a Mons. Obispo de San Pablo, asegurándole además que cuando acepte la propuesta se le enviarán Misioneros verdaderamente sabios y piadosos. Le harán notar también que si alguno no resultó como debía, tiene un atenuante en la falta de apoyo por parte de quien debía favorecerlo. Quizás, a causa su antecesor, como el difunto Obispo de Río, no podían hacer lo que hubiesen deseado hacer.

Pudiendo llegar hasta Curitiba, pedirán también a ese Obispo si permite que se vuelva a ocupar la misión ya empleada por P. Colbachini, misión con casa, iglesia y varios oratorios. Le manifestarán también a El la voluntad del Santo Padre.

De todos modos será bueno que se hagan constar por escrito las condiciones con las cuales esos obispos aceptarían nuestros misioneros y todas las disposiciones que se quieran tomar al respecto.

Fuente/Autor: Una Voz Viva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *