La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
Revista Digital de Música Católica
01/27/2020
Gana Boeing contrato de 80 mdd para vigilar fronteras de EU
01/27/2020

Noticias

Desde Budapest se alza una respuesta a la noche que atraviesa el mundo

27 de enero de 2020

Explica Chiara Lubich, fundadora del Movimiento de los Focolares.

BUDAPEST, lunes, 18 septiembre 2006

En el amor a Jesús abandonado está el motivo y la fuerza para no huir del dolor ni de las divisiones, sino para aceptarlas y eliminarlas «dando así un remedio personal y colectivo»: sintetiza Chiara Lubich el ideal que desde hace décadas extienden incontables miembros y simpatizantes del Movimiento de los Focolares (http://www.focolare.org).

Una de sus ramas son, desde hace 50 años, los «voluntarios de Dios» (Zenit, 5 septiembre 2006), presentes en los cinco continentes para dar testimonio de que Dios «es un Dios-Amor que nos acompaña cada uno y es nuestro Padre».

Escucharon el sábado este mensaje de Lubich –leído por su colaboradora, Vale Ronchetti- más de 11.000 personas de 92 países de los cinco continentes reunidas en Budapest, en la gran Manifestación Internacional convocada bajo el lema «Muchos desafíos, una propuesta: la fraternidad universal» con ocasión de estas «bodas de oro» de los «voluntarios de Dios».

Benedicto XVI se hizo espiritualmente presente en el evento -en una misiva firmada el 9 de septiembre por el [aún] secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Angelo Sodano- alentando a sus participantes a «continuar la obra desarrollada hasta ahora con tantos frutos, encarnando en la realidad de cada día el Evangelio del amor».

Y tal realidad –zarandeada por muchos vientos de ideologías, por el relativismo, por la ausencia de valores cristianos, por la falta de ética- es como una especie de noche oscura colectiva.

«Pero el Espíritu, justamente en este tiempo, ha sido generoso, irrumpiendo en la familia humana con diversos carismas», y «para todos es claro que hacen falta ideas fuertes, un ideal que abra un camino para dar una repuesta a las numerosas, angustiadas preguntas; que muestre una luz a la cual seguir», subraya Lubich en su mensaje.

Jesús «crucificado y abandonado» es propuesto a toda la Iglesia -responde-.

«Es su pasión interior, es su noche más oscura, es el vértice de sus dolores. Es el drama de un Dios que grita: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”»; es el «infinito misterio, dolor abismal que Jesús experimentó como hombre, y que nos da la medida de su amor a los hombres, ya que quiso hacer propia la separación que los mantenía alejados del Padre y entre sí, colmándola», explica Lubich.

«El Movimiento [de los Focolares] posee una riquísima experiencia con la cual demuestra que todos los dolores de los hombres, sobre todo los espirituales, están contenidos en este dolor particular de Jesús», y «amando a Jesús abandonado encontramos el motivo y la fuerza para no escapar de estos males, de estas divisiones, sino para aceptarlas y eliminarlas en nosotros, dando así un remedio personal y colectivo», confirma.

«Si somos capaces de encontrarle a Él en cada dolor y amarlo, dirigiéndonos al Padre como Jesús en la cruz: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23,46), entonces con Él la noche será parte del pasado, y la luz nos iluminará», subraya.

En este contexto, el movimiento eclesial se orienta a iluminar el mundo a través del diálogo -a partir del carisma de la unidad- con los distintos campos del saber, como el de la política, la economía, la sociología, las ciencias humanas y naturales, la comunicación, la educación, la filosofía, el arte, la salud y la ecología, el derecho, entre otros.

Se promueven así lo que Chiara Lubich llama «inundaciones de luz» «que sólo siguen siendo tales si están constantemente animadas, inundadas por la luz que proviene del don de Dios».

Y ejemplificó con el proyecto del Movimiento llamado «Economía de comunión» -a nivel mundial-, puesto en práctica por unas 800 empresas en las cuales 1/3 de las utilidades se destina a los indigentes.

También esto afecta al mundo de los medios de comunicación: «es necesario que sean puestos al servicio del bien común y que quienes los usan estén animados por el amor», alerta Lubich.

«Cuando los profesionales de la comunicación hagan callar su yo para dejar espacio al Espíritu de Dios en ellos, los medios de comunicación demostrarán su capacidad de multiplicar el bien hasta el infinito», apuntó.

Considera que «el carisma de la unidad» ilumina el «ámbito de la política» «más que ningún otro campo». «¿Acaso no es tarea de la política lograr componer en unidad, en la armonía de un único proyecto, la multiplicidad, las legítimas aspiraciones de los integrantes de la sociedad?», interroga.

«Nuestra espiritualidad –sintetiza Lubich-, que es eminentemente colectiva, enseña este arte que es el arte de amar hasta el punto de generar la unidad».

Fruto de la experiencia vivida en los contextos culturales y ámbitos sociales más diferentes, en Budapest se evidenció esta respuesta de fraternidad en iniciativas concretas en el campo económico, político y social.

Más información en http://budapest2006.focolare.org/.
ZS06091801

Envía esta noticia a un amigo

TOP

——————————————————————————–

Flash

——————————————————————————–

Colombia: Diplomatura «on line» para ser constructores de una sociedad democrática

BOGOTÁ, lunes, 18 septiembre 2006 (ZENIT.org).- Ya están en marcha las inscripciones para la Diplomatura Virtual «Ciudadanías y Democracias», un espacio de formación «on line» para socializar y aprender conceptos, herramientas y prácticas relacionadas con la construcción de una Ética de lo Público desde la perspectiva de la cultura democrática.

Se trata de una iniciativa conjunta del Secretariado Nacional de Pastoral Social (SNPS)/Cáritas Colombiana -organismo dependiente de la Conferencia Episcopal de Colombia- y de la Universidad Santo Tomás.

En la propuesta se reúne historia, teorías, investigaciones, métodos y nuevas prácticas de aprendizaje relacionadas con la construcción de ambientes que permitan el desarrollo de competencias, actitudes y valores para la participación política y democrática en el contexto de sociedades plurales.

La Diplomatura se ofrece –explican los promotores- a dirigentes sociales en el nivel local, regional y nacional, empresarios, líderes cívicos, académicos, religiosos, políticos y en general a todos los ciudadanos que deseen profundizar en el conocimiento de los principios de la democracia.

Entre sus objetivos, la formación se orienta a permitir reconocer los múltiples sentidos y conceptos de democracias y su relación con principios éticos de respeto a la vida, transparencia en la gestión, justicia social y cultura de la solidaridad.

El programa se prevé en torno a cuatro grandes ejes temáticos.

El primero es la situación de las tendencias geopolíticas del nuevo orden mundial y sus impactos en la consolidación de las democracias y de las identidades sociales. De ahí el estudio de los escenarios históricos y la conformación de los Estados, de los escenarios de revolución y relaciones de poder y de los escenarios de transición (de la revolución industrial al nuevo orden social).

En segundo lugar, se pretende una aproximación a los temas y problemas que comportan la teoría política actual y la exploración de las formas de la democracia a partir de los conceptos de «Política y Democracia», «Política, Estado y Cultura», «Democracia y Ciudadanía», « Sociedad Civil y participación política» y «La crisis de los partidos políticos y las nuevas formas de participación».

Por su parte, el eje de «Cultura política y educación ciudadana» prevé la identificación de los referentes teóricos y prácticos para la construcción de una ciudadanía democrática y deliberante.

Finalmente un «camino hacia la reconstrucción de un proyecto de nación» ofrecerá la posibilidad de identificar los elementos históricos y conceptuales necesarios para la reflexión sobre tal proyecto en la perspectiva de los límites y posibilidades del programa «on line».

La metodología de la Diplomatura hará uso de las nuevas tecnologías aplicadas a la educación ciudadana. Por ello se hace hincapié en el autoaprendizaje e interacción con estudiantes y tutores a través de la Red (chat, foros virtuales, e-mail); el programa además será flexible de acuerdo con los campos de interés y estrategias de seguimiento.

El tiempo estimado de duración es de tres meses.

Más información en la Unidad de proyección social y extensión universitaria de la Universidad Santo Tomás [teléfonos –de Bogotá- 3484141 (ext. 135) y 5734332], o en el Secretariado Nacional de Pastoral Social/Cáritas Colombiana [teléfono 4377150, etx.294-421], o a través del correo electrónico diplomadov@yahoo.es.

Fuente/Autor: Zenit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *