La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
MEDITANDO LA PALABRA
01/27/2020
La juventud del Papa
01/27/2020

Rincón Vocacional

de Cucurucho a Seminarista

27 de enero de 2020

Hola JSF, me llamo Abner René Bonilla Torres, tengo 23 años, nací en Pochuta municipio del departamento de Chimaltenango, pero he vivido desde mi infancia en Tecún Umán, San Marcos.
Ahora me encuentro cursando el primer año de filosofía como seminarista con los Misioneros de San Carlos-Scalabrinianos, que se dedican a la atención de migrantes y refugiados que pasan por este lugar fronterizo del país.

¿Cómo conocí a los Misioneros de San Carlos?

Como ya les mencioné, viví en Tecún Umán y fue allí donde los conocí. Ellos tienen a cargo la Parroquia del Señor de las Tres Caídas y la Casa del Migrante. Desde el momento de mi Confirmación a los quince años, me comprometí en mi pequeña Comunidad de la que llegué a ser catequista; era así como tenía comunicación con los sacerdotes. JSF, como estamos en el tiempo de Cuaresma, les contaré que este tiempo ha formado parte en el proceso de mi vida vocacional. Fue un Jueves Santo que tomé la decisión de entrar al Seminario. Antes de ser seminarista fui cucurucho y cargué las andas de Jesús Nazareno y Sepultado durante 11 años. El rostro del Cristo sufriente aún impacta en mi vida y con esa mirada de consuelo, que deja apreciar en procesiones o en las iglesias, me ayuda a enfrentar las dificultades que en el camino suelen salir, así como el camino del Calvario con la Cruz.

¿Cuál es mi actual experiencia?

Bueno, estoy iniciando el segundo semestre del primer año de filosofía en México y este tiempo de formación me ha ayudado a ver más de cerca el rostro de Cristo que sigue sufriendo.
Saben, creí que al entrar al Seminario dejaría de ser cucurucho, pero me di cuenta que no; tal vez ya no me vestiré del morado penitente y no cargaré al Nazareno de mi devoción, pero me sigo topando Jesús de Nazaret, ya no con una Cruz sino con una mochila llenos de recuerdos, con los pies rajados de tanto caminar, el rostro destrozado por los golpes que ha recibido, traicionado una vez más por Judas (coyotes), marginados por los escribas y fariseos (gobernantes, policías, migración). Amigos este nuevo Cristo de quien les hablo es el migrante que espera un día llegar a las Pascua esperada, buscar un mundo en que puedan vivir sin necesidad de dejar la tierra que los vio nacer y a la familia por quien se sacrifica.
Es a este Cristo que he decidido servir y que he ayudado en las Casas del Migrante y que ahora con mi formación en México me consagro para ser en el mañana un ministro que alce la voz y grite para evitar tantas injusticias.

Un Mensaje a los JSF
JSF y cucurucho, en esta Cuaresma y Semana Santa, cuando te encuentres en filas para cargar al Nazareno o al Sepultado eleva una oración por los migrantes y anímate a dar el sí al Señor, para consagrarte como misionero al servicio de los más pequeños y marginados de la sociedad.
Que María Santísima Nuestra Señora de los Dolores interceda a Dios por cada uno de ustedes y así como Ella se fue presurosa al servicio de Santa Isabel, ustedes también sepan escuchar la voz de Dios y decir “ya es tiempo de ponernos en marcha”.

Fuente/Autor: Abner Bonilla Torres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *