“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
Señor! Si tu quieres puedes sanarme.
08/17/2020
¿Que es la Pandemia?
08/17/2020

Noticias

Casa del Migrante Tijuana

17 de agosto de 2020

Reflexiones desde el primer piso

21 de julio de 2020 – Pat Murphy, c.s.

Han sido 3 meses notablemente interesantes mirando las cosas desde el cuarto piso. El virus no ha desaparecido y  para ser sincero, dudo que alguna vez lo haga.  Entonces la pregunta que todos tenemos en mente es: ¿cómo avanzamos? ; Bueno, algunas cosas son seguras: 1) necesitamos  usar un cubre bocas en todo momento; 2) Debemos  mantenernos a 2 metros de las personas con las que no vivimos; 3) Debemos  lavarnos  las manos con mucha frecuencia. Esto parece ser una hoja de ruta bastante simple para el éxito, pero por alguna razón mucha gente no lo entiende.

Mientras tanto, después de casi cinco meses confinado en el cuarto piso con un viaje ocasional a la Oficina de Correos de los Estados Unidos, llegué a la conclusión de que no podía quedarme ahí para siempre,  y que no podíamos mantener Casa del Migrante cerrada indefinidamente. Por lo tanto, comencé a reunirme con algunos miembros del equipo aquí en la Casa, y simplemente concluimos que debemos aprender a vivir con el virus porque no desaparecerá pronto.

Tuvimos que aprender a adaptar nuestras vidas a la nueva normalidad y seguir algunos pasos para abrir la Casa a algunos nuevos migrantes, poco a poco. No había otra opción, fui a cortarme el cabello, recortarme la barba, lavarme las manos profundamente, aplicar gel y asegurarme el cubrebocas y aventurarme en el primer piso de manera más regular para tomar el lugar que me corresponde en mi oficina de ese piso.

Lo primero que descubrí es que mi oficina del primer piso se había convertido en un área de almacenamiento para todos los nuevos artículos de limpieza que necesitamos debido a la pandemia. Debo admitir que estar rodeado de guantes de látex, máscaras, gel antibacterial,  y muchos productos de limpieza me hicieron sentir un poco más invencible. También ayudó  tener un buen escudo de vidrio resistente entre cualquiera que quisiera hablar conmigo y yo. Sí, estaba listo para comenzar la planificación de nuestra gran reapertura de la Casa, así que permítanme compartir con ustedes lo que hemos estado haciendo para reabrir las puertas de la Casa de manera segura.

Durante todos estos meses he sido apoyado aquí en la Casa por un maravilloso equipo de cinco voluntarios que vienen de 5 países diferentes. Han sido muy devotos en el servicio a los 25 migrantes que permanecieron con nosotros durante todo este tiempo. No estoy seguro de lo que hubiera hecho sin ellos porque solo un pequeño grupo de personal permaneció en el trabajo durante este tiempo trabajando solo 3 días a la semana.

Nuestro primer paso en el proceso de dar vida a la nueva normalidad sucedió el 1 de junio, cuando trajimos a la mayoría del equipo en un horario escalonado trabajando 3 días a la semana durante 5 horas al día. Después de aproximadamente dos semanas en este horario, los trajimos de regreso cinco días a la semana durante 5 horas al día. Además, tenemos tres miembros vulnerables del personal que aún no han regresado al trabajo. Tenemos la esperanza de que en agosto podamos integrarlos en el equipo y regresar al trabajo de tiempo completo.

El segundo paso para adaptarse a la nueva normalidad fue enviar a trabajar a todos los migrantes que habían estado encerrados en la Casa durante este largo período de tiempo. Tenemos nuestra propia oficina de empleo aquí en la Casa y la coordinadora finalmente pudo encontrar trabajo para cada persona que se había quedado en la Casa durante esos más de tres meses.

Nos preocupa mucho dónde ubicamos a los trabajadores porque queremos asegurarnos de que trabajaran en un entorno lo más seguro posible. También aplicamos a ellos  un régimen estricto todas las tardes cuando regresa del trabajo. Hemos completado un mes, y las cosas parecen estar funcionando bastante bien. De hecho, la gente ahora está dando el siguiente paso en sus vidas y alquilando sus propios apartamentos. Este es otro paso para volver a la nueva normalidad.

El tercer paso en nuestra gran reapertura ha sido el proceso de aceptar lentamente nuevos migrantes en la Casa. Después de consultarlo con nuestro médico que trabaja 3 días a la semana, hace aproximadamente 2 semanas, comenzamos el proceso de aceptar nuevos ingresos. Los lunes, miércoles y viernes,  de 3 a 5 personas son aceptadas en la Casa. Esto ocurre cuando el médico  está de guardia para que pueda revisar cada caso y verificar que las personas están saludables para ingresar a la Casa. Para los casos sospechosos, hay otra instalación a la que podemos canalizarles donde recibirán una atención excelente. Una pieza adicional de este rompecabezas es el desarrollo de lo que se llama “Hotel Filtro”, que es literalmente un hotel donde las personas pueden ser puestas en cuarentena durante 14 días antes de ser enviadas a uno de los albergues para migrantes . Ya hemos recibido personas del “Hotel Filtro” y eso está funcionando bastante bien. Permítanme finalmente decir,  que en este momento no estamos aceptando deportados porque el gobierno mexicano ha abierto un mega albergue  para 3,000 personas. Estamos casi 100% seguros de que este mega albergue  está totalmente financiado por el gobierno de los EE. UU. como parte de su esfuerzo continuo para mantener a los migrantes y refugiados no deseados en México. Es triste decirlo, pero el gobierno mexicano no ofrece asistencia financiera a ninguna de las Casas para Migrantes y, por lo tanto, estamos solos en esto.

Entonces, así es como he llegado a ver las cosas desde el primer piso después de pasar la mayor parte del tiempo en el cuarto piso, durante 4 meses. Es bueno estar abajo y retomar un papel más activo en la vida de la Casa. Estamos viviendo día a día y dando pequeños pasos para reanudar la vida en la nueva normalidad. Muchas personas a menudo me preguntan: Padre, ¿qué necesitas en la Casa? Obviamente, hay muchas cosas que podría mencionar, pero preferiría centrarme en las tres principales:

1) Apoyo financiero: me complace decir que un buen número de personas ha seguido apoyándonos de muchas maneras durante este tiempo de pandemia. Sin embargo, durante los últimos 4 meses he estado limitado en cuanto a salir y dar charlas sobre la Casa y, como resultado, nuestros ingresos generales han disminuido bastante. Decidimos desde el principio que queríamos seguir pagando al personal y la única forma de hacerlo era  valiéndonos de nuestros ahorros. Sobrevivimos  y aún podremos ayudar a los migrantes y refugiados que llegan a nuestra puerta. Sin embargo, les pedimos a aquellos que pueden ayudar que se acerquen y hagan una donación en Casa del Migrante. No olviden que ningún apoyo es demasiado pequeño. Si necesita más información sobre cómo puede donar a la Casa, envíenos un correo electrónico a casadelmigrantetijuana@gmail.com

2) El Santo Grial: En este momento, el Santo Grial de la pandemia que todo el mundo está buscando son Toallitas Lysol (o cualquier otra marca). Parece que nadie puede encontrarlas, así que los invito a buscar el Santo Grial de la limpieza de pandemias y apoyarnos con lo que puedan encontrar. Estoy convencido de que están allí y que los amigos de la Casa podrán encontrar algunas. De ser así, pueden enviarnos un correo electrónico y  les indicaremos cómo pueden hacerlas llegar a la Casa.

3) Voluntarios – La Casa ha sido bendecida con cinco maravillosos voluntarios, pero gradualmente durante las próximas 6 semanas, todos regresarán a casa. Ahora estamos aceptando solicitudes para nuevos voluntarios para comenzar su experiencia en agosto. Necesitamos 4 voluntarios internos (a tiempo completo viviendo en la Casa). Puedo asegurarles que será la experiencia de sus vidas y nunca olvidaran su tiempo aquí. Por lo general, solicitamos un compromiso de  6 a 9 meses, pero debido a que son tiempos tan especiales, estaríamos dispuestos a recibir personas por una experiencia de 3 meses. Si tienes  entre 20 y 25 años y crees que podrías estar interesado en servir, envíanos un correo electrónico a progvolunariado@yahoo.com y estaremos encantados de ofrecerle más información sobre nuestro programa. Esta podría ser una oportunidad de oro para aquellos que no están seguros de querer volver a la escuela en este momento de sus vidas.

En 2020, la Casa celebró su 33 aniversario y estoy feliz de decir que durante ese tiempo hemos ofrecido hospitalidad a más de 260,000 personas. Estoy seguro de que con la ayuda de Dios y solo un poco de ayuda de nuestros amigos, continuaremos sirviendo a los migrantes y refugiados durante muchos años. Mientras tanto, mantengámonos  en oración, usemos nuestras máscaras, mantengámonos  a seis pies de distancia de los demás y lavemos nuestras manos muy a menudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *