La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
ECOS DEL DIA DEL MIGRANTE EN NUEVO LAREDO, TAMPS.
01/27/2020
MIGRANTES: GOLFO DE ADEN, MÁS DE 130 MUERTOS EL FIN DE SEMANA
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Asesinado un misionero en Filipinas: tristeza y oración en la comunidad

27 de enero de 2020

Cotabato, Filipinas.

“Con profunda tristeza anunciamos la muerte del P. Jesus Reynaldo Rodado, misionero OMI y pedimos oraciones por su alma, para consolar a su familia y por la población que él tanto amaba en Tabawan”: se lee en un mensaje enviado a la Agencia Fides por el P. Ramón Bernabe, Superior Provincial de los Misioneros Oblatos de Maria Inmaculada (OMI) en el Sur de las Filipinas.

El territorio de la Provincia oblata comprende la isla de Mindanao, el archipiélago de los Sulu y la de Tawi Tawi, dónde se encuentra la pequeña isla de Tabawan. A nivel civil, la zona es parte de la Región Autónoma Musulmana, instituida en el Sur de Filipinas, dónde vive una comunidad islámica de cerca de 6 millones de personas.

En Tabawan, en la noche de ayer, martes 15 de enero, fue asesinado con arma de fuego el P. Jesus Reynaldo Rodado, de 55 años, que residía en la isla desde hacia 10 años, dirigiendo una pequeña estación misionera, llevando adelante la actividad pastoral para una comunidad católica de 30 personas, administrando programas de instrucción y diálogo interreligioso. El misionero era Director del instituto Notre Dame de Tabawan, frecuentado por niños cristianos, musulmanes e indígenas.

Según la reconstrucción de los testigos y de las fuerzas locales de policía, un grupo de al menos 10 personas no identificadas entraron por la tarde hacia las 8.30 en la capilla de la misión, dónde el P. Jesus estaba recitando el Rosario. Los agresores lo cogieron, junto con un profesor de la escuela, el laico Omar Taup, con el intento de secuestrarlo. Parece que el sacerdote, afirma el P. Ramón, hizo resistencia diciendo que se quedaba allí con su gente. En ese momento le golpearon y mataron con arma de fuego. Según algunos testigos, los hombres también robaron algunos objetos de su despacho como un ordenador, y han secuestrado al profesor. La policía, una vez en el lugar, constató la muerte del sacerdote y inició la búsqueda de los fugitivos, que se había adentrado en la selva hacia el interior de la isla.

Según la Conferencia Episcopal de Filipinas, que ha expresado su pesar y ha invitado a la oración, el sacerdote ya había recibido hace algunos meses amenazas por parte de disidentes islámicos ligados al grupo Abu Sayyaf, pero había rechazado llevar escolta.
La noticia de la muerte del p. Reynaldo ha despertado profunda amargura y conmoción en la comunidad católica local. El Obispo de Cotabato, Mons Orlando Quevedo, también él OMI, ha dicho que “la muerte del p. Reynaldo es una grave pérdida en la obra de pacificación de las Filipinas Sur”. Sus hermanos lo describen cómo un misionero “que siempre ha hablado con claridad contra el terrorismo y la corrupción, defendiendo a los pobres”. Algunos líderes islámicos han condenado el hecho. La comunidad islámico – cristiano “Silsilah”, en la ciudad de Zamboanga, ha expresado su rechazo, recordando el sacerdote como participante en los seminarios organizados por “Silsilah”, dónde dio testimonio de su “vida en diálogo” entre los musulmanes de Tawi Tawi. “La muerte de todo hombre es un acontecimiento triste, pero aún más si asesinan a un sacerdote que había dedicado su vida al servicio al prójimo y era un auténtico hombre de paz”, afirma “Silsilah”.

El cuerpo del P. Reynaldo será transportado a Cotabato y enterrado en el cementerio OMI de Tamontaka. El P. Ramón ha recordado que en Filipinas Sur han muerto en los años pasados otros dos misioneros OMI: el Obispo Benjamín De Jesus, en 1997 en Jolo y el P. Benjie Inocencio, en el 2000

Fuente/Autor: Agencia Fides

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *