Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Denuncian aumento de violaciones a derechos de mexicanos en EU
01/27/2020
Pierden paisanos empleo
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

‘Zetas’ y ‘maras’, terror de migrantes

27 de enero de 2020

Los sicarios del crimen organizado y los pandilleros centroamericanos se han convertido en una nueva pesadilla para los indocumentados que pasan por los estados de Chiapas, Veracruz y Oaxaca; padecen secuestros, violaciones y asaltos.

COATZACOALCOS, Ver.

Para extorsionar a familiares de los migrantes, Los Zetas (brazo armado del cártel del Golfo) y pandilleros de la Mara Salvatrucha intensificaron los secuestros —hasta 60 al día— y la violencia en contra de los centroamericanos a su paso por Chiapas, Oaxaca y Veracruz, denunciaron la Iglesia católica y defensores de Derechos Humanos.

En un dramático llamado a las autoridades para detener la ola de secuestros, violaciones y asaltos que se cometen en contra de los centroamericanos ilegales, el arzobispo de Tijuana y responsable de la Pastoral de la Movilidad Humana, Rafael Romo Muñoz, aseguró que los retenes, persecuciones, golpes y maltratos han aumentando la intensidad de la violencia que ya en sí misma lleva la migración.

La coordinadora del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, de Tapachula, Chiapas, Fermina Rodríguez, informó que el 13 de marzo arribará a la entidad el relator de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Jorge Bustamante.

La intervención del relator fue solicitada por la Red de Organismos Defensores de Derechos Humanos, para que desde esa tribuna se ordene a México detener la escalada de violencia que se registra contra los migrantes en la frontera sur de México, dijo Rodríguez.
Un documento emitido en la reunión de Agentes de Pastoral Migración de la zona Sur, realizada el 19 y 20 de febrero, indica que los obispos católicos fueron testigos de la violencia, agresividad y extorsión narrada por los migrantes centroamericanos que cruzan el sureste del país.

“Algunos migrantes han expresado pavor y pánico de saberse presas fáciles de los extorsionadores y la desprotección de cualquier autoridad que pueda impedir estos abusos”, agrega el documento.

“El crimen organizado extendió sus tentáculos en El Hueyate y Arriaga, Chiapas; Coatzacoalcos, Orizaba, Córdova, Acayucán y Tierra Blanca, en Veracruz, así como en Juchitán e Ixtepec, Oaxaca. Estamos preocupados porque están empleando métodos muy violentos para exigir el rescate de los secuestrados”, manifestó el arzobispo de Tijuana.
Guillermo Garduza, director de la Casa del Migrante Santa Faustina Kovalska, en Coatzacoalcos, Veracruz, 280 kilómetros al sureste del puerto de Veracruz, dijo que debido al alto grado de violencia que se ejerce en contra de los indocumentados, la semana pasada solicitó la intervención del Ejército mexicano para desmembrar a las organizaciones criminales que operan en el estado.

“Nos reunimos con el comandante de la Zona Militar y pedimos que el Ejército patrulle las vías del ferrocarril, ya que a menos de 50 metros de la Casa del Migrante opera la Mara Salvatrucha”, aseguró Garduza.

“Secuestradores y asesinos en forma consecutiva han irrumpido violentamente en la Casa del Migrante, de donde se llevan a los ilegales”.

El director de Santa Faustina Kovalsk también expresó temor de que un día, esos secuestradores lo maten por denunciarlos. “Ya me golpearon en una ocasión y me pusieron un AK-47 en la cabeza”, agregó.

Garduza indicó que cuando los migrantes centroamericanos llegan a México, se enfrentan con criminales que los secuestran, los mantienen cautivos en “casas de seguridad” y los golpean, mientras exigen rescates a sus familiares, principalmente radicados en Estados Unidos, de 500 (5 mil 500 pesos) hasta 5 mil dólares (52 mil 500 pesos).

“Además, violan a mujeres, golpean, matan y hay indicios de que hay tráfico de órganos”, agregó Garduza tras asegurar que al día se registran entre 20 y 60 plagios, cuando abordan el tren entre 200 y 600 migrantes.

La semana pasada secuestraron a varias señoras que llevaban 15 menores de entre tres y 10 años.
—¿Aparecieron?
—No aparecieron. No sabemos qué fue de ellos.
Según Garduza, hasta hace dos años la situación no era tan dramática, ya que secuestraban a dos o tres ilegales cada 15 o 20 días, pero desde hace un año, esa práctica se incrementó y los secuestros son masivos y a diario.
—¿Están identificados los secuestradores?
—Se habla mucho de un pelón alto, gordo, con armas, así como de otros identificados sólo como El Perro, El Topo, Los Flacos, Los Pelones, La Maña y uno que dicen es de Los Zetas, y que están coludidos con policías. Ellos están tatuados.

Fuente/Autor: MARÍA DE JESÚS PETERS / CORRESPONSAL – El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *