La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
«El mismo Verbo de Dios oró»
01/27/2020
«Los celestiales pararrayos»
01/27/2020

Scalabrini

«También en el Cielo la Iglesia ora»

27 de enero de 2020

De los Escritos de J.B. Scalabrini

No solamente sobre la tierra, sino también en el cielo la Iglesia Católica ora. Yo, dice un piadoso y docto escritor, jamás he rezado, o he escuchado rezar las Letanías de los Santos, sin admirar las misteriosas profundidades y las sublimes alturas de la gran ley de la oración.
Elevándonos con las alas de la fe y entrando en el glorioso santuario del Señor nosotros miramos alrededor con los ojos llenos de lágrimas y de rodillas decimos: Santa María, ruega por nosotros, santos ángeles y arcángeles, rueguen por nosotros: santos apóstoles, rueguen por nosotros: santos patriarcas y profetas, rueguen por nosotros: santos mártires, santos confesores, santas vírgenes, rueguen por nosotros: Santos todos del cielo, rueguen por nosotros.
En el cielo por lo tanto se reza, y rezan todos. Rezan las vírgenes, rezan los confesores, rezan los mártires, los apóstoles, los profetas, los patriarcas y todos nuestros hermanos que nos precedieron en el camino bendito de la eternidad. Aun no basta. Los ángeles, los arcángeles, los tronos, las dominaciones, los principados, las potestades, los querubines, los serafines, todos los Coros angelicales, rezan también.
¿Qué más? La Reina de los ángeles y de los Santos, la corredentora del género humano, María Santísima ora ella también. Y Tú, ¡oh mi Jesús!, Tú también allá arriba rezas, con la voz, con las cicatrices de tus llagas, con el espectáculo augusto de tu humanidad gloriosa: Tú estás siempre vivo, a la derecha del Padre, a fin de interceder continuamente por nosotros: semper vivens ad interpellandum pro nobis.

La Oración – Piacenza 1905

Fuente/Autor: Una Voz Viva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *