Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
MENSAJE DE CUARESMA DE BENEDICTO XVI
01/27/2020
Hace seis años, de rodillas ante el lecho de muerte de Juan Pablo II
01/27/2020

Temas

Roberto Blum: “Hablamos de dos morales”

27 de enero de 2020

El sociólogo y politólogo Roberto Blum aseguró que el origen del rechazo de la población al divorcio de Sandra Torres y el presidente Álvaro Colom es el aspecto moral y el truco para lograr una candidatura.

¿Cómo se interpreta el rechazo de un sector de la población sobre el divorcio?

Guatemala está muy polarizada, y hay un grupo de personas al que cualquier cosa que haga el Gobierno les parece mal, y existe otro grupo que parece apoyar algunas o muchas acciones del Gobierno. Se ve claramente la polarización: de un lado los grupos indígenas, y del otro, los ladinos.

Veo una polarización religiosa: evangélicos y católicos rechazan el divorcio. La religión cristiana, en general, no acepta el divorcio, entonces también pudo haber causado efecto. He percibido que la gente rechaza el divorcio por cuestiones políticas.

¿Cómo se percibe el distanciamiento de lo ético y moral con lo legal?

En este caso, la señora De Colom ha planteado que hace un sacrificio al separarse de su marido, porque realmente lo quiere. Sí está contenta con él, pero la ley no le permitiría ser candidata y ella quiere seguir con su obra por la gente más pobre de Guatemala, es lo que ha dicho.

En ese sentido parecería que existe una moral del político, de la persona pública, que es más importante que la moral individual. Yo sí me lo he preguntado: ¿hasta qué punto un presidente o un candidato debe pensar en el bien de su sociedad, más que en su bien personal?

¿Es distinta la reacción en el área urbana que en la rural?

En Prensa Libre se hizo una encuesta por teléfono y por internet. La mayor parte de las reacciones eran negativas sobre el divorcio. Parece ser que al menos la gente que tiene teléfono y está enterada de las noticias mediante periódicos, televisión, etcétera, le ha caído muy mal esta cuestión del divorcio.

No sé si es por cuestiones que ven que afectan a la familia o ven una especie de truco de la señora Colom para que no le perjudique en su candidatura. Podría ser una u otra o una combinación de ambas razones por las que se responde de manera negativa.

De cualquier manera, 22 mil respuestas en un país de 14 millones de habitantes es una muestra pequeña, pero la encuesta no dice si son hombres, mujeres, sus edades y lugar desde donde llaman. Para saber se necesitan muchos más datos.

¿El caso va a quedar en la memoria de los guatemaltecos o será olvidado rápidamente?

Tiene mucho que ver con cómo van a utilizar esta información las personas que se oponen a esta candidatura, porque si los partidos de oposición siguen recordando esto, posiblemente la gente lo recordaría, sin duda.

En este caso, ¿el fin justifica los medios para ellos?

El fin nunca justifica los medios. Eso se puede plantear como una regla moral, pero aquí vemos que la señora De Colom dice que el pueblo le pide que sea candidata, y el hecho es que ella sienta que su deber como persona es servirle a los guatemaltecos como presidenta.

Estamos hablando de dos morales: la de la persona pública y de la persona individual. Deberíamos plantear que es más importante hablar de las instituciones y no tanto de los candidatos.

¿Tendrá efecto en la población el mensaje del presidente y de Sandra Torres sobre el sacrificio que hacen por amor al país y a los pobres?

Si ve uno la reacción en los periódicos, la gente no les cree. Es una muestra pequeña; si hubiera alguna encuesta más representativa, a lo mejor sería una cosa muy grave que las personas no les creyeran. Siendo Guatemala un país pobre, lo que a la gente le interesa es sobrevivir. No le interesa la política.

Creo que mucho de esto es algo que impacta a gente de clase media o alta, que puede leer los periódicos, que tiene un rato para mandar un mensaje por internet, pero quien vive en el campo, los que trabajan, los albañiles, las empleadas de casa, no sé hasta qué punto para ellos esto sea sumamente importante.

Fuente/Autor: KAREN CARDONA – Prensa Libre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *