“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
Explotación y discriminación contra filipinos que desean migrar: activista
01/27/2020
Secuestraron a 20 mil migrantes a su paso por México en 2010
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Rebasan migrantes deportados la capacidad de albergues en Sonora

27 de enero de 2020

Padecen frío y extorsión de policías; activistas organizan colecta

San Luis Río Colorado, Son., 2 de diciembre. Cientos de migrantes deportados, tanto mexicanos como centroamericanos, sufren las inclemencias del frío en esta ciudad fronteriza con Arizona y son víctimas de extorsiones de policías municipales y estatales.

La gran mayoría duerme en casas abandonadas, negocios que han quebrado por la crisis, contenedores y en plena calle. Otros se guarecen en las salas de espera de las líneas de autobuses foráneos, de donde a veces son sacados por el tumulto que provocan, según autoridades de Protección Civil.

Cada año, cientos de indocumentados pasan por esta ciudad con la intención de llegar a Estados Unidos, pero la Casa de Migrante sólo tiene 30 camas. Ahí se les da alimentos y comida una sola vez, comenta el sacerdote Lorenzo Sánchez Aguilar, encargado del refugio.

Otro apoyo que se brinda a aquellos que van en busca del llamado sueño americano, relata el párroco, es la elaboración de una carta para que quienes deseen regresar a sus hogares obtengan un descuento de 50 por ciento en el costo del pasaje de autobús.

No obstante, agrega Sánchez Aguilar, muchos se quedan en la frontera a la espera de una oportunidad de cruzar a Estados Unidos o a trabajar, pues no quieren regresar derrotados a sus lugares de origen.

Comerciantes de San Luis Río Colorado, entre ellos vendedores de birria, tacos y mariscos, narran que las extorsiones contra migrantes y deportados son cotidianas en la zona dentro de la ciudad.

Entrevistado en un puesto de birria ubicado a unos pasos de la aduana fronteriza, José Luis comenta: Hay muchos policías que sí se pasan. Basta que vean medio sucios a los que llegan o deportan para pedirles una identificación, pretexto que utilizan para quitarles sus pertenencias y dinero a plena luz del día. Lo peor es que muchos son centroamericanos que prefieren callar.

En Matamoros, Tamaulipas, activistas de esa localidad fronteriza organizarán los días 4 y 5 de diciembre la colecta denominada Arropando a los migrantes, para recaudar cobijas, chamarras, suéteres y ropa invernal que protejan del intenso frío a los deportados.

Es casi criminal ver cómo dejan a nuestros paisanos a mitad del puente (internacional), en camiseta y chanclas porque vienen de estados cálidos, aunque aquí estemos bajo cero, se quejó Gildardo Soriano, dirigente de la Asociación Cívica Liberal de Tamaulipas.

Con información de Julia A. Le Duc, corresponsal

AnteriorSiguiente
Subir al inicio del texto

Fuente/Autor: Javier Santos Corresponsal Periódico La Jornada Viernes 3 de diciembre de 2010, p. 41

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *