“Hay que hacer el bien, todo el bien posible, y hacerlo de la mejor manera posible”.

Beato Scalabrini
Arizona, California y Texas deportaron a 9 mil mexicanos en el primer semestre
01/27/2020
Exhorta el Senado a protestar por medidas antimigrantes en Arizona V. Ballinas y A. Becerril
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Explotación y discriminación contra filipinos que desean migrar: activista

27 de enero de 2020

Explotación y discriminación contra filipinos que desean migrar: activista

Pese a tener esquemas de migración legal, diseñados por sus gobiernos desde hace más de 30 años para exportar a miles de personas al extranjero, los filipinos siguen estando sujetos a la explotación y la discriminación.

Por tal motivo, un grupo amplio de trabajadores se dio a la tarea de conformar la organización Migrante International (migrante.tripod.com), cuyo objetivo es agrupar a quienes se han visto obligados a salir de su país en busca de un mejor nivel de vida, para dar voz a sus necesidades y definir su propia agenda, al margen de los gobiernos.

En charla con La Jornada, el activista filipino Juan Téllez explicó que durante la presidencia de Ferdinand Marcos (1965-1986), el gobierno instituyó un modelo laboral que propiciaba la salida de sus ciudadanos, el cual fue perfeccionado después por las administraciones sucesivas.

Este plan de exportación de mano de obra, que incluso forma parte de las leyes laborales del país, es el que en la actualidad está sacando a flote a la economía del archipiélago, ya que cerca de 10 por ciento de su población –de un total de 95 millones– es migrante, y está repartida en más de 180 países del mundo, sobre todo en Estados Unidos, Europa y Medio Oriente.

Sin embargo, el esquema propicia también un grave fenómeno de desintegración familiar, y el costo social que hay que pagar por las remesas es muy serio. De ahí la necesidad de articularse con una organización como Migrante International, dijo

“Para ir a trabajar al extranjero, cada persona necesita presentar una solicitud con al menos 100 firmas, y por cada una debe pagar una cuota. En total, por cada petición el gobierno recibe 20 mil pesos –unos 435 dólares estadunidenses–, y hay 400 filipinos que se van del país cada día”, señaló.

AnteriorSiguiente
Subir al inicio del texto

Fuente/Autor: Fernando Camacho Servín Periódico La Jornada Domingo 21 de noviembre de 2010, p. 38

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *