Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Cuaresma es camino de conversión y San Pablo es ejemplo de ésta, precisa el Papa
01/27/2020
Episcopado mexicano lanza Campaña de la Caridad 2009
01/27/2020

Noticias

Premios Nobel hablan a los jóvenes

27 de enero de 2020

Esate Sábado cumple años Román Viveros Costeño. Ver en la Sección de Cumpleaños.

Lech Walesa, ex presidente de Polonia y ganador del Premio Nobel de la Paz, y Frederik de Klerk, ex presidente de Sudáfrica y también Nobel de la Paz, visitaron México para hablar ante universitarios.

Frederik W. de Klerk, ganador del Premio Nobel de la Paz en 1993 y ex presidente de Sudáfrica que promovió la primera elección democrática de aquel país, visitó la Universidad Anáhuac México Norte. Durante su intervención ante el micrófono habló sobre el manejo de la diversidad y su importancia para el desarrollo humano.

“El gran reto del siglo XXI es manejar la diversidad cultural. La mayor parte de los conflictos del mundo actual tienen raíces culturales; se originaron por las fallas para manejar la diversidad”, aseguró de Klerk. Más tarde, añadió: “La clave para mantener la paz y armonía social radica en el adecuado manejo de la diversidad cultural y en el respeto hacia las minorías; será la clave del éxito para países, compañías y comunidades”.

El ganador del Premio Nobel de la Paz opinó: “Si nosotros en Sudáfrica pudimos hallar acomodación y acuerdos entre enemigos que estuvieron luchando por varios siglos, entonces puede hacerse en todas partes: en Congo, en Sudán y en todas las regiones donde hay gente que muere innecesariamente a causa de un mal manejo de la diversidad cultural”.

Relató que en su país la economía y la demografía integraron a la sociedad hasta un grado en que mantener la separación se volvió casi imposible. “En 1986, incluso antes de que tomara la presidencia, ya se había decidido terminar con la discriminación para unirnos en un gran todo”, comentó de Klerk, y destacó la importancia de que en la constitución de Sudáfrica quedó establecido un espacio para la diversidad a la vez que se asentaron las bases de una identidad nacional inclusiva.

De Klerk mencionó algunas lecciones que aprendió en tanto apoyaba la transición y unificación de su país. Consideró importante otorgar a la comunidad un espacio máximo para respirar; dar un trato igual a todas las comunidades; establecer una sociedad multicultural inclusiva; eliminar la discriminación, la exclusión y la victimización; cultivar la cultura de la tolerancia; dar autonomía a las comunidades y formar una identidad nacional con base en objetivos comunes.

“Estoy muy orgulloso de pertenecer a la multiculturalidad sudafricana. Como yo, todos podemos formar parte de varios grupos humanos, ya sean culturales, religiosos, sociales o del tipo que sea, sin que se excluyan unos de otros”, afirmó el ex presidente de Sudáfrica.

En este punto mencionó a la sociedad estadounidense como un ejemplo de integración y manejo de la diversidad cultural. También señaló que el actual momento histórico apunta hacia encuentros cada vez más frecuentes de culturas diversas. “No sólo Estados Unidos tiene problemas con la inmigración. También los hay en Europa y en Sudáfrica, donde hay cerca de 5 millones de inmigrantes ilegales”.

Por su parte, Lech Walesa, quien recibió el Premio Nobel de la Paz en 1983 y transformó al estado polaco de uno comunista y controlado por la Unión Soviética a otro democrático y practicante del libre mercado, estuvo en la Universidad Anáhuac para hablar sobre la apertura que existe en el mundo.

“Somos una generación excepcional. Ninguna generación anterior enfrentó una oportunidad tan grande para la paz y la prosperidad”, aseguró el ex mandatario y remarcó la importancia del cambio ocurrido durante la vida de una sola generación, la de su padre. Con intervenciones que arrancaron risas y aplausos, Walesa bromeó al decir que si su padre reviviera, volvería a morir de inmediato al ver que las fronteras europeas no están resguardadas por soldados.

Afirmó que la oportunidad enorme ante la que está el mundo no podrá ser manejada con las viejas estructuras ni organizaciones. Consideró que el actual sistema económico ha causado una gran desigualdad económica y de accesos en todo el mundo; por ello, calificó de inviable que éste prevalezca durante el actual siglo.

El también ganador del Premio Nobel de la Paz aseguró que el desarrollo no puede seguir encerrado al interior de pequeños estados-nación, por lo que dejó entrever que su propuesta es la creación de un mayor número de macro-estados, al estilo de la Unión Europea, que propicien un mayor desarrollo y libertades a lo largo del siglo XXI.

Walesa advirtió que toda oportunidad conlleva amenazas y predijo que aparecerán cada vez más líderes demagogos y populistas que encontrarán fortaleza en las desigualdades socioeconómicas. Reiteró la importancia de encontrar nuevas estructuras que reduzcan las disparidades a la vez que fortalezcan las libertades.

Finalmente, describió la actualidad como una lucha entre las posturas liberales de no intervención del estado en contra de las opiniones que aún ven en los estados a las líneas de equilibrio y de regulación. A modo de conclusión, aseguró que los años venideros serán decisivos e invitó a todos los presentes a no subestimar la importancia de las elecciones, de los debates ni de los votos.

Fuente/Autor: Héctor Fabricio Flores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *