Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
No me llames extranjero
01/27/2020
PIÉNSELO
01/27/2020

Tu Página

Pero, ¿no ha muerto Dios?

27 de enero de 2020

Filósofos, poetas, sociólogos y hasta teólogos cristianos han hablado de la muerte de Dios.
Gobiernos poderosos, con un aparato militar y político tremendo, decretaron su muerte y están ajusticiándolo hace más de 2000 años.
Hay un enorme museo en Leningrado-Rusia que ha querido ser el mausoleo, o el cementerio de Dios. Muchos otros lo han querido matar, riéndose, haciendo burla de Él, echándolo a broma, o prescindiendo soberanamente de Él.
Hace más de cien años, el poeta alemán Heine oía al sonar de la campanilla del viático para Dios moribundo y escribía ya entonces que le estaban dando a Dios los últimos sacramentos.
“Dios ha muerto”, gritó, y su grito halló eco en universidades, teatros, en las calles… del mundo. Pero antes de que Dios muriera murió él. Enloquecido se lanzó a abrazar un caballo como si fuera su dios. Y Heine murió loco un poco después.
¿No sabes la canción de John Lenon, uno de los Beatles?
“No creas en la magia,
no creas en la Biblia,
no creas en Jesús,
no creas en Hittler,
no creas en Kennedy,
no creas en el yoga,
no creas en Elvis,
no creas en Boby Dylan,
no creas en los Beatles.
Cree en mí, cree en mí”.
Y hay que ver lo que hemos hecho los cristianos para matar a Dios, haciendo una caricatura de Él.
Y ¡cómo ha gritado esa gente que Dios ha muerto! Hoy gritan menos y a algunos les da pena y bajan la voz, porque lo ven tan cerca que no necesitan abrir los ojos parta verlo y sería rídiculo decir que no existe cuando se les echa encima. Y como los jóvenes son el hoy y el comienzo del mañana, he ido a hablar con ellos y me han dicho que eso de la muerte de Dios es un cuento, y que Dios vive y no sólo han hablado con Él, sino que es su amigo y su hermano. Ellos lo han encontrado en Cristo. Ya no hablan de memoria, de los que les han dicho los mayores, sino que son testigos. Y como tienen los ojos más limpios son mejores testigos, pues ven mejor, y como tiene la voz más fresca y fuerte, salen a la calle y gritan
que Dios vive; el mundo de los viejos, aunque de mal humor, tiene que callarse.

Gracias por la atención prestada, si lo leen.

Un saludo desde el seminario Scalabrini de Bogotá- Colombia.

Carlos Yepes

Fuente/Autor: Carlos Andrés Yepes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *