Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Lo que significa el dinero para el cristiano
01/27/2020
Tips para identificar a un adicto a Internet
01/27/2020

Temas

MIGRACIÓN

27 de enero de 2020

Historia de las Migraciones

Al hablar de inmigración es conveniente recordar los periodos históricos que precedieron al actual. La fragilidad de la memoria de los pueblos y la tendencia a ocultar situaciones difíciles que se han vivido con anterioridad nos hace olvidar datos importantes que han marcado, a lo largo de los siglos, la historia de la humanidad. Sólo desde el contexto histórico y considerando las variables económicas y sociales, podremos comprender los motivos por los que emigran, personas procedentes de todos los continentes y que llegan a los países de destino con la expectativa de permanecer por un tiempo o, tal vez, de construir una vida aquí.

Desde el Paleolítico hasta nuestros días, los seres humanos nos hemos desplazado por los territorios y continentes por muy distintas razones.

En la antigüedad Cartago, Grecia y Roma organizaban flujos emigratorios como método para exportar el “excedente” social que se acumulaba en sus fronteras interiores. Así se aseguraban que mantenían el orden político.

Con el descubrimiento de América, miles de personas emigraron a los nuevos territorios. Los Estados Unidos del Norte son el mejor ejemplo de un territorio poblado por sucesivas olas de inmigración.

En el Siglo XIX un puñado de países inician la conquista de buena parte del planeta. Cuando no lo ocupaban, se establecían en los territorios a través de su supuesta superioridad económica y social. Exportaban personas y negocios, asolando los sistemas sociales y económicos de las zonas donde se establecían. De esta forma Europa corregía problemas como el exceso de población o de pobreza y se enriquecía económicamente a costa de los países que colonizaba.

Factores de los Movimientos Migratorios

* La mundialización de la economía, que implica una mundialización de los flujos migratorios.

* El desequilibrio de las perspectivas del desarrollo económico en el mundo.
Son evidentes las desigualdades entre los países del Norte y del Sur. En la mayoría de los países con población emigrante, el mercado de trabajo está muy orientado a la exportación y genera poco empleo.

* El desmantelamiento local de empresas y su cambio de ubicación hacia zonas más pobres de los países del Sur provoca, no sólo la resistencia en el propio lugar sino también, con mayor frecuencia, la huida de trabajadores hacia los países ricos.

* Diferencias sensibles respecto a los Derechos Humanos.
Muchos de los países de origen han vivido dictaduras, como son los países del Cono Sur Latinoamericano (Uruguay, Chile, Argentina) y Guinea Ecuatorial. Han generado movimientos de éxodo de la población, primeramente por razones políticas y después por razones económicas. Otros de los factores decisivos en la historia actual han sido los conflictos bélicos de la Ex Yugoslavia, la caída de los regímenes comunistas de los países del este, el fundamentalismo islámico en Argelia, etc.

* La presión demográfica.
La baja natalidad de los países del Norte que puede afectar gravemente al mantenimiento del sistema económico contrasta de forma importante con el crecimiento demográfico de los países del Sur, cuyas nuevas generaciones se encuentran en alza.

* La mundialización cultural que se ha expandido ha generado procesos de universalización y homogeneización cultural. El acceso al consumo occidental, los medios de comunicación y las redes informáticas abren ventanas que derivan hacia nuevas expectativas por ciento, Asia tiene el 28, Africa el 9, y América latina y el Caribe, el 3 por ciento.

Estos datos surgen del Informe “Estado de la Población Mundial 2006”, del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa). Entre otras cifras, la investigación arroja que del total de migrantes, unos 12,7 millones son Refugiados que huyen de las condiciones de vida en sus lugares natales, y que entre 600 y 800 mil mujeres, hombres y niños son víctimas de las redes de tráfico de personas. De ellos, un 80 por ciento son mujeres y niños.

Por otra parte, apenas el 3% del total de migrantes elige América latina y el Caribe como destino, mientras que el 60% prefiere países designados como de “ingresos altos”.

En 2005, las remesas de los inmigrantes ascendieron a unos 232 mil millones de dólares y esos fondos son considerablemente más cuantiosos en los países en desarrollo que la asistencia oficial al desarrollo.

Aun cuando las sumas totales que envían las mujeres tienden a ser inferiores a los totales que envían los hombres, los estudios ponen de manifiesto que éstas envían una mayor proporción de sus menores ingresos a las familias que quedaron en el país de origen.

Junto al informe, Unfpa presentó un estudio especial en el que destaca el cada vez mayor número de jóvenes que abandonan sus países, de forma que en la actualidad los jóvenes de entre diez y veinticuatro años constituyen casi una tercera parte de todos los inmigrantes internacionales.

El informe pone de manifiesto “el éxodo de profesionales” que sufren los países en desarrollo, sobre todo en las áreas de salud, lo que supone uno de los problemas más difíciles que plantea hoy la migración internacional.

Por una parte, las personas cualificadas cada vez optan más por emigrar para mejorar sus vidas y, por otra, sus países enfrentan una crisis de los servicios de salud sin precedentes.

Mientras algunos grupos de elite, constituidos por personas sumamente calificadas, disfrutan cada vez más de los beneficios de la migración, las barreras contra los migrantes más pobres son cada vez más estrictas. Los países que más migrantes recibieron son Estados Unidos (actualmente 38,4 millones), Rusia (12,1 millones) y Alemania (10,1 millones).

Fuente/Autor: Varias Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *