Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
La Iglesia en Italia se opone al rechazo de los inmigrantes clandestinos
01/27/2020
Benedicto XVI dialoga con los jóvenes de la Infancia Misionera
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Mensaje del Arzobispo Antequera-Oaxaca

27 de enero de 2020

La Misión “no se trata simplemente de un cambio estratégico para lograr una mayor eficiencia sino ante todo de una mayor fidelidad a Jesucristo en su Iglesia”

Oaxaca, Oax.

“Haber declarado a la arquidiócesis en estado de misión comporta emprender una revisión y renovación profunda de nuestra manera de vivir y de transmitir la fe; es ponernos en camino todos los bautizados para asumir de manera consciente, fiel y de conjunto la Misión Integral que Jesucristo confío a su Iglesia”, afirma Mons. José Luis Chávez Botello, Arzobispo de Antequera-Oaxaca en un Mensaje dirigido a todos los fieles de la Arquidiócesis.

Para el Obispo es importante esta misión porque se puede constatar actualmente que las Iglesias están vacías, muchos bautizados no han recibido la Confirmación ni la Primera Comunión y muchos viven ya formando una familia pero sin haber recibido el sacramento del Matrimonio, no se cuida la transmisión y formación de la fe en los hogares y no se reciben con regularidad los sacramentos de la Confesión y de la Eucaristía.

Además muchos “viven la fe de manera privada e individualista y, para muchos, la Iglesia es solo una institución de servicios religiosos”. “La corrupción, la irresponsabilidad social, las injusticias, el crimen organizado y la pobreza lacerante nos muestran que los católicos hemos dejado de ser sal, luz y fermento de vida auténtica en nuestra sociedad” afirma Mons. José Luis Chávez. Por ello, es necesaria esta Misión que “no se trata simplemente de un cambio estratégico para lograr una mayor eficiencia sino ante todo de una mayor fidelidad a Jesucristo en su Iglesia”.

Señala a continuación los principales pilares de la Misión. En primer lugar la centralidad de Jesucristo corazón y la columna vertebral de la Misión; la Conversión Personal y Pastoral; la Formación Básica para todo bautizado; La participación amplia de los fieles laicos pues “solo a través de laicos formados con una clara identidad cristiana podremos llevar adelante la Misión de la Iglesia y responder evangélicamente a los grandes desafíos de nuestra realidad social y eclesial”.

Otro punto importante de la misión es el Amor a la Santísima Virgen ya que “sólo con un grande amor a la Santísima Virgen y caminando con Ella podremos levantar la fe y la vida en Oaxaca”. Considera además el Obispo que con María “podremos acompañar pastoralmente la piedad popular y entrar en el corazón de los pobres y sencillos que de muchas maneras nos muestran que tienen hambre de la Palabra de Dios, de los Sacramentos, de una vida cristiana sólida y de un acompañamiento pastoral más cercano de sus sacerdotes”.

Respecto a los lugares de la misión, señala el Obispo en primer lugar los hogares católicos que son la cuna de la fe. En efecto, “allí se cultiva la apertura a Dios, la transmisión y formación inicial pero fundamental de la vida cristiana”. En segundo lugar están los sectores-barrios o comunidades “lugares privilegiados para fortalecer la fe de los hogares, para expresarla y celebrarla en comunidad; allí se alimenta la vida cristiana por la catequesis de la comunidad eclesial, por la iniciación a la vida litúrgica y a la caridad, por la convivencia y expresiones de fraternidad”.

En tercer lugar señala la parroquia que es “el rostro oficial más cercano donde la Iglesia realiza su Misión” y donde se “fortalece la vida cristiana en un mayor conocimiento y seguimiento de Jesucristo, por el alimento de la Palabra de Dios y de los Sacramentos, por la formación adecuada de suficientes agentes de pastoral, por el acompañamiento sacerdotal”.

Por último, Mons. Chavez recuerda que “sin la acción del Espíritu Santo no hay comunidades eclesiales auténticas, ni testigos fieles, ni sacerdotes santos, ni Iglesia”. Por ello, “es fundamental abrirnos al Espíritu Santo, dejarnos conducir por El e invocarlo frecuentemente para poder ser testigos fieles de Jesucristo afrontando evangélicamente las contrariedades y desafíos”. En este sentido la Arquidiócesis realizará la Renovación de la Consagración al Espíritu Santo el próximo 31 de mayo fiesta de Pentecostés en todas las Misas.

Fuente/Autor: Agencia Fides

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *