“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
“El Derecho Internacional debe apuntar a la tutela de la unidad familiar
01/27/2020
900 muertos y 700 raptados por la guerrilla ugandés en el norte del Congo
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

La cruel frontera

27 de enero de 2020

Estudio revela 3,688 muertes en ocho años al cruzar la línea.

MÉXICO, D.F.— Deshidratados, ahogados, accidentados en vehículos, por complicaciones en la salud o por hipotermia: desde hace ocho años, la cantidad de mexicanos que han muerto al tratar de internarse sin documentos en Estados Unidos llega a casi dos por día, reconoció el gobierno mexicano.

Un reporte publicado por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) con base en estadísticas de los consulados de México en ciudades limítrofes de EEUU, reveló que entre los años 2000 y 2008 han muerto en total 3,688 mexicanos; es decir, alrededor de 1.5 decesos diarios.

Lo anterior, sin tomar en cuenta los cuerpos que no son localizados, principalmente extraviados en la zona desértica entre Sonora y Arizona.

“A partir de 2003, la construcción de bardas y el incremento de agentes de la Patrulla Fronteriza (de cuatro mil a 18 mil elementos) en las ciudades donde tradicionalmente cruzaban los migrantes modificaron las rutas de cruce ilegal por el segundo desierto más hostil en el mundo, después del Sahara”, explica María Eugenia Anguiano, investigadora del Colegio de la Frontera Norte.

En esta zona, los vientos arenosos conocidos como “la condición de Santa Ana” literalmente entierran los cadáveres de los indocumentados que caen en la zona bajo la inclemencia del tiempo.

“Por este y otros factores, como la falta de documentación o información de los familiares resulta prácticamente imposible determinar exactamente cuántos más no han sido cuantificados”, destaca Anguiano.

“Podemos decir que si bien la cifra de la Cancillería no es exacta, sí es realista porque sus números dependen sólo de los cuerpos localizados”.

El mayor número de muertes reportadas en estos ocho años provienen del Consulado de México en Tucson, Arizona, con 1030; seguido por Caléxico, California, con 387; las ciudades texanas Mc Allen, 300; Laredo , 252, y Eagle Pass (240); San Diego presentó 208, mientras que Brownsville, El Paso, Nogales, Presidio y Yuma no rebasaron las 150..

Las principales causas de fallecimientos fueron la deshidratación (1123), ahogamiento (615), accidentes de vehículos (256); complicaciones de salud (76) e hipotermia (53); del resto se desconoce o aún no se determinan las causas.

Sobre el lugar de origen, nada se sabe de alrededor de 1178 cuerpos; sin embargo, las representaciones diplomáticas lograron precisar que los estados con más víctimas son el estado de México (184), Guanajuato (183), Michoacán (154), Puebla (134) y Oaxaca (124).

El número menor de decesos de oriundos por entidad lo tuvieron Baja California Sur (0), Quintana Roo (4), Colima (8) y Campeche (9).

“Poco a poco estados que tradicionalmente no expulsaban migrantes lo están haciendo; o sea, gente con menos experiencia y sin red de familiares o amigos que conozcan cómo cruzar se están aventurando, y esto genera más muertes por la inexperiencia”, destaca Anguiano.

Recuerda que durante uno de sus recientes trabajos de campo encontró en el desierto a un grupo de seis muchachos, tres hombres y tres mujeres de entre 17 y 23 años, que pretendían llegar a Los Ángeles guiados sólo por los postes de luz.

“Llevaban caminando tres noches y sólo habían avanzado 20 kilómetros, porque durante el día no podían con el clima de 42 grados centígrados, no obstante, no había forma de hacerlos desistir”, subraya.

Recientemente la edad de las personas que se aventuran a cruzar la frontera ha decrecido. Los datos de la Cancillería en el mismo período de estudio (2000-2008) apuntan el hallazgo de 109 cadáveres de niños menores de 17 años; mientras que los restos de 198 personas superaban los 45 años.

La gran masa de indocumentados fallecidos en su intento por llegar al sueño americano proviene de gente en edad productiva de entre 18 y 45 años, principalmente porque su objetivo es encontrar un empleo bien remunerado.

En ese sentido, Rodolfo García Zamora, investigador de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAS), pone el dedo en la situación de la crisis económica actual.

“La migración continúa aunque se sepa que en Estados Unidos no hay trabajo porque en México la situación económica es peor: el año pasado se crearon sólo 190 mil empleos pero en realidad hacen falta un 1.2 millones; además, la crisis de la inseguridad está orillando a familias enteras a huir de los secuestros y las extorsiones”, destaca.

El número de mujeres muertas en los últimos años alcanzó las 626, y aunque la cifra sigue siendo conservadora en comparación con las 2873 muertes de hombres, sí refleja un incremento en comparación con la migración tradicional de mexicanos hacia territorio estadounidense, que data de hace más de un siglo.

El año más negro del período de estudio de la SRE para los mexicanos que buscaron llegar a Estados Unidos fue en 2000, cuando cerca de medio millar (exactamente 490) personas perecieron en la frontera.

El Instituto Nacional de Migración señala que alrededor de 500 mil personas emigran cada año a EEUU.

Fuente/Autor: GARDENIA MENDOZA AGUILAR / Corresponsal de La Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *