“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
El porvenir religioso y moral dependerá de ese tanto de religión y de moralidad que conservarán
01/27/2020
Obra verdaderamente cristiana y altamente patriótica
01/27/2020

Scalabrini

Héroes que van a evangelizar

27 de enero de 2020

De los Escritos de Juan Bautista Scalabrini

Entre nosotros en estos diez o doce años, desde que se habla con tanta frecuencia de emigración y de emigrados, ¿qué se ha hecho? No sería conforme a la verdad decir que se hizo todo lo que se podía y debía.

No faltan, gracias a Dios, sociedades de protección religiosa y civil que surgieron y se dividieron por selección espontánea este nuevo campo de actividad.

Omito referirme a mi obra, porque es para ustedes bastante conocida y porque no quiero abusar por más tiempo de la paciente bondad de ustedes. Diré solamente que si, confiando en Dios y en Su Providencia, me apresté para la ardua empresa, fue justamente para incitar a los voluntarios a intentar también en Italia algunas cosas especialmente en el campo religioso. Yo pensaba: si el clero provee héroes que van a evangelizar pueblos bárbaros, ¿cómo no proporcionará los individuos generosos, que con menor peligro, si no con menores incomodidades, vayan a asistir a nuestros connacionales especialmente en las Américas, entre los cuales quizás tendrán parientes, amigos o coterráneos seguramente? Si para enjugar las lágrimas de una hora, los ricos y los pobres de Italia en muchas ocasiones compitieron en obras de caridad, dando algunos ampliamente lo superfluo, sacándose los otros el pan de la boca, ¡oh!, ¿qué no harán cuando sepan que allá hay que secar un llanto que dura desde hace años, y durará si no se provee, de generación en generación? ¿Qué no harán cuando reflexionen que hay que sacar una vergüenza, que nos muestra incapaces a los ojos de los extranjeros y nos hace ante ellos despreciables?

Pronto me di cuenta que había previsto bien, ya que no sólo encontré manos que me aplaudieron y palabras de alabanza, sino también, lo que más importa, corazones abiertos, manos generosas, voluntades enérgicas, preparadas para la acción hasta el sacrificio.

(La Emigración de los obreros italianos – Ferrara – 1899)

Fuente/Autor: Una Voz Viva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *