“La comunión es la fuente de la cual el alma saca el agua que sube hasta la vida eterna”.

Beato Juan Bautista Scalabrini
JUAN BAUTISTA SCALABRINI, OBISPO DE NUESTROS DÍAS
01/27/2020
Glorificó a Dios, fue glorificada por Dios
01/27/2020

Scalabrini

El porvenir religioso y moral dependerá de ese tanto de religión y de moralidad que conservarán

27 de enero de 2020

De los Escritos de Juan Bautista Scalabrini.

La urgencia de proveer, por lo tanto, parece evidente, y parecerá todavía más por las siguientes observaciones.

Esos pequeños grupos de cabañas, sembradas ahora en una especie de desierto, están destinadas a convertirse en florecientes aldeas y ciudades, tanto por el natural crecimiento de la población, como por esta marea de la migración, que aumenta, se puede decir, todos los días. ¿Qué sucederá por lo tanto? Sucederá, como es fácil prever, que en un breve lapso de años nosotros tendremos allá en las inmensas llanuras de América una nueva Italia, rica quizás en bienes materiales, pero pobre en bienes del espíritu, o dicho con más propiedad, tendremos una sociedad conforme el rumbo que le habremos sabido proporcionar desde un comienzo.

De hecho, las primeras impresiones son también las más tenaces y duraderas, y son las primeras tradiciones aquellas que conservan a una familia, a una ciudad, a una colonia su fisonomía particular. La historia nos brinda innumerables ejemplos.

Hay que pensar además que la índole de nuestros compatriotas es por naturaleza eminentemente adaptable, de modo que se amoldan fácilmente a las condiciones de los lugares y de los pueblos donde la Providencia los conduce.

Por lo tanto, el porvenir religioso y moral de nuestras colonias en América dependerá de ese tanto de religión y de moral, que conservarán estos primeros núcleos de población. ¿Estarán ellos encaminados a sentimientos civiles y cristianos? Serán civiles y cristianos sus descendientes; y aquellos mismos que se unirán a ellos, provenientes de Italia, deberán adaptarse más o menos espontáneamente a las tradiciones de fe y de piedad que encontrarán radicadas allí. ¿Se dejarán en cambio en el abandono? Los verán ustedes crecer en el mismo modo que los salvajes, y también los que llegarán después se convertirán en salvajes.

Además, la tendencia de establecerse en colonias para nuestros migrantes es un hecho que no debe ser descuidado, y asimismo hará menos difícil la tarea de quien tendrá que orientarlos. Descuidarlo ahora sería un error imperdonable, ya que se trata de elegir bien la situación de las futuras ciudades e imprimirles ese carácter de religiosidad y de italianidad, del cual deben depender su prosperidad y su importancia futura. Ese carácter se debe imprimir de inmediato. Toda demora yo la creo fatal. Ese carácter será, para no hablar de otras cosas, como el vínculo que los unirá en forma indisoluble con la patria lejana, ya que mucho más que los intereses materiales, es la comunión de los sentimientos religiosos y patrióticos que vale para consolidar de forma inquebrantable la unidad de un pueblo.

(La Emigración italiana en América – Piacenza 1887)

Fuente/Autor: Una Voz Viva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *