La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
Viacrucis del migrante
01/27/2020
La beatificación de Wojtyla, tres días de oración y memoria
01/27/2020

Noticias

Guatemaltecos ven frustrado su sueño de llegar a EE. UU

27 de enero de 2020

Milenio de México cuenta 28 historias de indocumentados guatemaltecos que fueron detenidos el pasado miércoles por policías federales, quienes tenían en común el sueño americano, la carestía en su tierra y una travesía por México plagada de peligros.

Le había tomado una semana y Q3 mil acercarse a la frontera. A la espera de ser llamadoos por un policía federal,la mayoría permanecía inmóvil en los asientos del autobús climatizado; en sus caras el cansancio y la tristeza eran evidentes.

Delfino Israel Aguilar de 48 años es uno de tantos guatemaltecos que vio fristrado su su sueño de una vida mejor. “No lo vuelvo a intentar”, dijo mientras esperaba a ser sometido a un examen médico en la Cruz Verde de Monterrey, relata la publicación de Milenio.

“Es un sueño que tenía, pues tengo mis hijos, tengo que mantenerlos y pues por allá donde nosotros vivimos está algo durito la vida, pues es estar trabajando, las cosas están caras y el trabajo que uno hace no se ve, no rinde nada; entonces escuché que las personas en Estados Unidos hacen algo y decidí, pero hasta aquí nada más estoy viendo esto como es”, dijo Delfino Israel Aguilar.

En el caso de Santos Ramos, de 32 años, la decisión fue tomada después de enterrar a sus padres, quienes, asegura, murieron a consecuencia de lluvias recientes. Además de ser responsable de sus dos hijos, heredó la responsabilidad de sus hermanos menores.

Llevaba siete días en México. La mayor parte del tiempo la pasó caminando hasta llegar a Querétaro donde abordó el autobús 315 de la línea Ómnibus de México, que viajó directo a manos de los federales. El fallido viaje le costó 20 mil pesos mexicanos y aseguró que aún debe parte del dinero.

El rostro menos preocupado en el autobús era el de Edwin Leonel García, a quien hace tres años las autoridades de migración en Estados Unidos lo deportaron a Guatemala. En el vecino país del norte vivió cuatro años.

“La vez pasada nos fue de maravilla, pero ahora sí nos chingaron llegando a la frontera, estoy tranquilo porque puede ser que haya algo peor más adelante, las cosas cuando no salen, pues Dios sabe por qué las cosas no salen”, dijo Leonel García.

Admite que por la inseguridad, sí les da miedo su travesía, “pero a veces es más duro ver que sus hijos le estén pidiendo a uno comida para que tenga que darles”.

En la foto: El gobierno de Estados Unidos gastó para mantener a los extranjeros en las prisiones en el año fiscal 2009 unos 1.632 millones. (Foto tomada de internet)

Fuente/Autor: Prensa Libre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *