La juventud es un tiempo bendito para el joven y una bendición para la Iglesia y el mundo.

Papa Francisco, Christus Vivit 135
PRESEMINARIO MISIONEROS DE SAN CARLOS GUADALAJARA, JAL.
01/27/2020
Se buscan voluntarios para la JMJ 2013
01/27/2020

Noticias

Guatemala: los migrantes seguirán siendo vulnerables

27 de enero de 2020

Guatemala: los migrantes seguirán siendo vulnerables

Este religioso parte de que la prevención de la migración se da por medio de políticas implementadas por el Estado y reforzadas por el Congreso, porque esa es su responsabilidad: representar a los 14 millones de guatemaltecos.

Originario de Brasil, Padre Mauro Verzeletti, Misionero de San Carlos/Scalabriniano, es una de las personas que más se ha involucrado en la lucha en favor de los derechos de los inmigrantes centroamericanos. Con 20 años dedicados al tema, Verzeletti ha trabajado seis de ellos en la “frontera maldita”, como le llama al límite territorial entre México y Estados Unidos, y 14 años en Guatemala.

Ahora abandona la Pastoral de Movilidad Humana, de la Conferencia Episcopal de Guatemala, y enfoca sus esfuerzos a la Red Internacional Scalabrini para las Migraciones y en El Salvador.

Según él, es urgente que el Congreso de la República se responsabilice por dicha situación que atraviesan los connacionales.

¿Existen nuevas violaciones a los derechos de los migrantes en estos últimos años?

Mientras no tengamos nuevas legislaciones en Guatemala, Centroamérica, México y EE. UU., los migrantes seguirán siendo vulnerables.
No es la Iglesia la que debe resolver ese problema, es el Estado el que tiene que acompañarlos al momento de su salida, en el país de tránsito y en el de destino. El problema es que los Estados se han transformado en represores.

¿Además de ser protector, el Estado tendría que asegurarse de que no existan las condiciones que obliguen a la persona a migrar?

Exacto. Yo parto de la legislación. La prevención de la migración se da por medio de políticas implementadas por el Estado y reforzadas por el Congreso, porque esa es su responsabilidad: representar a los 14 millones de guatemaltecos.

¿Podríamos decir que hay un flujo mayor de migraciones que en los años de conflicto armado interno?

En los últimos años hemos tenido alrededor de 30 mil deportaciones anuales. Se estima que de 200 a 250 personas salen del país a diario. El número de migrantes ha crecido.

¿Cuáles serían los nuevos actores de esta migración?

En los últimos años ha habido un nuevo rostro de las migraciones: mujeres, niños y niñas no acompañados, que buscan la reunificación familiar.
Muchos menores son deportados luego de haber sido detenidos en México o EE. UU. porque estaban camino a la reunificación. Tenemos entre mil 500 niños deportados cada año y hay hasta de 6 años de edad.
Con las mujeres, si no van a buscar a su pareja que migraron por un mejor futuro, entonces viven el sueño del eterno retorno.

¿Podríamos hablar de nuevas amenazas

Sí. Están las masacres, los cementerios clandestinos que empiezan a surgir en los desiertos, el narcotráfico. Históricamente las migraciones se daban libremente al existir coyotes en las comunidades, que conocían el camino y acompañaban a la gente, no había grandes sumas de dinero de por medio.
Después del 11 de septiembre de 2001, EE. UU. empieza a catalogar a los migrantes como terroristas e impulsa más restricciones en su contra. A eso se suma el narcotráfico y el crimen organizado que ahora extorsionan a los migrantes y a sus familias.
Hoy, hay una situación creada por los Estados que no han tenido la capacidad de visualizar que el fenómeno migratorio requiere nuevas respuestas a estos nuevos tiempos.

¿Hacia dónde va el pueblo migrante, con las políticas que, según usted, no funcionan y las nuevas amenazas?

Existe un gran reto para todos. Como sociedad debemos exigir a las autoridades que cumplan con su responsabilidad.
Pero ese reclamo se ha hecho durante años…
Pero hay que seguir. En portugués hay un dicho que dice: “Agua mole pedra dura, tanto bate até que fura”. Quiere decir: “Agua blandita golpea sobre la roca hasta que hace hoyo”. La clave es la constancia y la persistencia. Uno no se puede rendir si los gobiernos no funcionan, si no, yo ya me hubiera ido hace 20 años
.
¿Usted cree que este gobierno seguirá en la misma línea que los anteriores?

¿Sabe cómo ven las autoridades a los migrantes? Con cara de dólares, por las remesas que invierten. No los ven como personas. Ahí entra la Comisión del Migrante del Congreso, la Procuraduría de los Derechos Humanos y el Ministerio de Relaciones Exteriores. Con estos tomadores de decisiones es necesario poner en claro quiénes son realmente los migrantes.
Durante el mandato del presidente Álvaro Arzú se aprobó la Ley de Migración. Después llegaron Alfonso Portillo, Óscar Berger y Álvaro Colom. El tema sigue igual.
Ahora estamos con Otto Pérez y él seguirá en la misma línea, solo con el hecho de no haberse presentado al Foro Presidencial sobre migrantes que organizamos el año pasado.

Fuente/Autor: Mariajosé España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *