“La comunión es la fuente de la cual el alma saca el agua que sube hasta la vida eterna”.

Beato Juan Bautista Scalabrini
¿POR QUÉ?
01/27/2020
SEGUNDO PASO PARA EL DISCERNIMIENTO VOCACIONAL
01/27/2020

Rincón Vocacional

ENTREVISTA A TEÓFILO

27 de enero de 2020

1. Preséntate.

Mi nombre es Teofilo Ramírez Moreno, soy originario de Ahualulco de Mercado, Jal. tengo 26 años, ingresé al Seminario de los Misioneros de San Carlos hace un año y ocho meses, mi familia es del estado de Michoacán. Ahora estoy en el primer año de Filosofía en el Seminario Juan Bautista Scalabrini de México, D.F.

2. Nárranos brevemente tu proceso vocacional.

La manera como conocí a los Misioneros de San Carlos fue a través de uno de mis primos, quien me invitó a una de las Convivencias. En especial fue a través de un Congreso Eucarístico. En ese tiempo participaba en la Renovación Carismática, participaba en los Congresos organizados en el Auditorio Benito Juárez en Guadalajara, Jal. En uno de ellos me encontré con el Padre Román, con quien llevé una buena comunicación, empezó a enviarme la revista JSF, me invitó a las Convivencias tanto de Pascua como de Navidad. Él me fue dando acompañamiento para discernir mi vocación; de igual forma resultó ser mi participación en estas Convivencias, que me ayudaron a descubrir mi proyecto de vida.

3. ¿Cómo estás viviendo tu etapa de la filosofía?

Fue para mí un reto en un comienzo el saber que radicaría en la Ciudad de México, debido a los peligros que se escuchan sobre esa ciudad. Esta etapa me esta ayudando en mi formación personal, pues en sí la filosofía te ayuda a ser una persona más crítica y valorativa sobre las cosas. La filosofía es una carrera que hay que estudiarla con ánimo, para que no sea aburrida y pesada. Lo importante en ésta y en todas las etapas es dejarse formar.
Además las diferentes experiencias de misión te ayudan a entrarle más al carisma scalabriniano.

4. Danos un mensaje para los JSF.

Pongan la plena confianza en Aquel que los ha llamado y los está llamando. El hecho de que participemos en actividades de la Iglesia no es por nuestra propia iniciativa; ya Dios ha tomado la iniciativa de invitarnos a ser parte de sus trabajadores.
Atrévanse a lograr metas grandes. No se queden estancados, mirando lo que pasa a nuestro alrededor y, sobre todo, nunca dejen que muera en ustedes el deseo de seguir más de cerca de Cristo.

Fuente/Autor: Pako Munguía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *