“No hay alegría más pura y más santa que en el atenderse unos a otros, comunicarse unos con otros”.

Beato Scalabrini
PRIMERA PROFESION RELIGIOSA DE 9 JSF
01/27/2020
Terminó el Preseminario
01/27/2020

Noticias

El Twitter del Papa

27 de enero de 2020

Benedicto: “Benedict XVI @pontifex” y la aplicación para teléfonos inteligentes del Annus Fidei en español

@pontifex tuitea en ocho idiomas

Varias personas preguntaron a un servidor el nombre con el que el Santo Padre abrió su cuenta de tweet, por lo que aquí la reseñamos.

La Oficina de Información de la Santa Sede estuvo concurridísima, como en las grandes ocasiones. ¿El motivo?, un panel relevante para presentar el acontecimiento mediático tal vez más esperado de estos últimos tiempos: el “desembarco” del Papa en Twitter, el social network de 140 caracteres, que se llevó a cabo el lunes 3 de diciembre, según anunció, un día después, el mismo Mario Ponzi en la edición digital del L’ Osservatore Romano en español.

La noticia se sabía desde hace tiempo. Y novedad absoluta tampoco era, dado que Benedicto XVI ya había accedido al mundo del microblogging el año pasado. Pero esta vez su presencia será fija, empezando por una cuenta personalizada -@pontifex, en inglés y en otros siete idiomas, incluido el árabe- y la fecha ya fijada del primer tweet: 12 de diciembre, coincidiendo con la Audiencia General.

Como ejemplo de la importancia que los usuarios dan a Twitter (500 millones de personas en todo el mundo, el 40% de las cuales tiene entre 18 y 40 años), una Agencia de Noticias registró 40 mil followers declarados apenas a los veinte minutos del anuncio de la cuenta del Pontífice. Y para el domingo pasado, a las 6 de la tarde, ya contaba con 595,141 seguidores, sin haber escrito aún ningún tweet.

Motivaciones, datos técnicos y referencias históricas de la iniciativa se explicaron en la Conferencia de Prensa; sobre todo las motivaciones que desgranó el Arzobispo Celli, quien subrayando un aspecto particular de la personalidad de Benedicto XVI, hizo hincapié en el gran deseo del Vicario de Cristo, de salir al encuentro del hombre y de la mujer allá donde se hallen, y establecer con ellos un diálogo. Un diálogo entrelazado en 140 caracteres, cierto; pero perfectamente estructurado en la forma misma de los versículos bíblicos, como testimonio de que la esencia del Mensaje puede recibirse en pocas palabras.

La Aplicación Annus Fidei para Smartphones

Durante el Año de la Fe, Benedicto XVI ha invitado a los católicos a profundizar en los contenidos de la Fe. Los textos imprescindibles son los Documentos del Concilio Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica, y que ahora pueden guardar en su bolsillo.

La aplicación Annus Fidei incluye la Carta que escribió para convocar el Año de la Fe; Documentos del Concilio como la Gaudium et Spes o la Lumen Gentium; o el Compendio del Catecismo, aunque por ahora sólo existe en español.

La música no podía faltar. Podrá tener la partitura del Himno del Año de la Fe en inglés, español, francés e italiano; también los textos para celebrar la Misa para la Nueva Evangelización en nueve idiomas. Además, incluye un apartado con 50 preguntas y respuestas sobre Jesús de Nazaret, un completo Devocionario con oraciones para antes y después de la Misa y los Discursos de Benedicto XVI durante la JMJ Madrid 2011. Sin duda, una herramienta útil para la Nueva Evangelización 2.0., es decir, en las Redes Sociales.

Su creador, Alberto Bacigalupe, desarrolló este programa para motivar la vivencia del Año de la Fe, en base a textos de libre acceso que puede uno encontrar en la Página www.annusfidei.va, pero que al ponerlos todos juntos en esta aplicación y cargarla a todas partes en un teléfono móvil, llegará más fácilmente a muchas personas.

Además de los contenidos arriba mencionados, destaca el apartado titulado Resúmenes de la Fe, pues en apenas 41 temas se nos ofrece una completa, sencilla y profunda catequesis sobre la Fe, que todo católico debiera tener.

Y algo importante a destacar: todo el contenido que tiene la aplicación ya está dentro de ella, por lo que una vez descargada no se necesita estar conectado a Internet para navegar dentro de la misma.

Fuente/Autor: Catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *