La primera palabra de la vocación es gratitud.

Papa Francisco
Testimonio Vocacional
01/27/2020
Mejor me hubieran matado
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Desmantelan red que esclavizaba a indocumentados

27 de enero de 2020

Forzaban a mujeres a prostituirse en EU. Detectó la CIA en 2004 que 16 mil ilegales fueron llevados para similar fin.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) detectó en 2004 que 16 mil indocumentados mexicanos y centroamericanos fueron trasladados a Estados Unidos para someterlos a esclavitud sexual y laboral, dio a conocer el consejero especial para Litigios de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, Lou DeBaca.

Durante una reunión con periodistas mexicanos, informó del desmantelamiento de una banda de tratantes de seres humanos que operaba en Tenancingo, Tlaxcala: forzaba a mujeres migrantes a la prostitución en la zona de Nueva Jersey.

Es el caso legal “más importante” contra estas bandas de tratantes de seres humanos que operan en México y Estados Unidos, consideró.

Algunos integrantes del grupo delictivo de los hermanos Jiménez Calderón cortejaban a mujeres en “pequeños pueblos” de México, con falsas promesas de matrimonio, para luego trasladarlas en calidad de esclavas sexuales a territorio estadounidense, principalmente a Nueva Jersey.

Los hermanos Flores Carreto hacían la misma operación con mexicanas que llevaban a Queens y Brooklyn, Nueva York, de acuerdo con datos del Departamento de Justicia.

“Lo que tenemos aquí y es el caso más importante que hemos llevado a juicio es de las familias Carreto y Jiménez Calderón en Tenancingo. De hecho otra persona (integrante de la banda) iba a ser llevada a juicio hace tres semanas y se declaró culpable con una sentencia de 23 años de prisión (por los cargos de tráfico sexual y esclavitud)”, explicó DeBaca.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos consideró este caso como un “excelente ejemplo” de cooperación entre investigadores estatales y federales. Los policías locales trabajaron de manera encubierta y pronto notificaron a los federales para liberar a mujeres que estaban en situación vulnerable.

La fiscalía estadounidense llevó a la Corte otro caso de mujeres explotadas sexual y laboralmente, registrado en Edinburg, Texas: Juan Carlos Soto Huarto mantenía secuestradas a cuatro mujeres en tráileres, utilizados como casas de seguridad para otros indocumentados que llegaban desde México. Ellas hacían el aseo, cocinaban y tenían relaciones sexuales con los cabecillas de la banda dedicada al tráfico de personas.

“A estas mujeres se les mantuvo como concubinas de los líderes de la banda relató DeBaca. Tenían que cocinar, hacer labores de limpieza y en las noches eran violadas por estos traficantes o se las daban a sus lugartenientes como premio por haber realizado un buen trabajo. Se trata de personas que estaban como rehenes o esclavos”.

Soto Huarto y siete traficantes de personas fueron sometidos a juicio en 2003.

DeBaca explicó que el gobierno de Estados Unidos está muy lejos de tener un número real de casos de migrantes en situación de esclavitud sexual o laboral, porque no existen denuncias de las víctimas.

“Creemos que la principal razón por la que eso sucede es que las personas que van a Estados Unidos como migrantes ilegales ignoran que tienen derechos en Estados Unidos, como cualquier otra persona, y piensan que si denuncian el trato del que son objeto o que son tratadas como esclavos, nosotros los pondríamos en la cárcel.

“No saben que nosotros podríamos ayudarlas si ellas pusieran la denuncia. Podríamos conseguir médicos, que regularizaran su situación (migratoria), pero tienen temor y sufren en silencio”, expuso el fiscal que participó en la investigación de los sordomudos mexicanos que fueron explotados en Nueva York.

DeBaca quien se encuentra de visita en México para reunirse con funcionarios y legisladores a fin de encontrar mayor colaboración en el tema dijo también que han encontrado bandas que mantienen secuestrados a los migrantes, en tanto sus familiares en México transfieren recursos a Estados Unidos para la liberación de los plagiados.

Fuente/Autor: David Aponte/El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *