Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
En EE.UU. radican 29,3 millones de personas de origen mexicano, dice el Gobierno
01/27/2020
Por favor, Dios, que alguien se interese
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

Denuncia El Papa que la humanidad no tiene sitio para Dios

27 de enero de 2020

Este Miércoles cumple años José Manuel Fuentes Gómez. Ver en la Sección de Cumpleaños.

Durante la Misa de Gallo, Benedicto XVI lamentó el estado del planeta por el abuso de las fuentes de energía y su explotación egoísta.

Ciudad del Vaticano

El Papa denunció hoy que la humanidad espera a Dios, pero que está “tan ocupada consigo misma que necesita todo el espacio”, y que por ello, cuando llega el momento, no tiene sitio para él, “que entra en el mundo, pero no se le escucha y no se le acoge” .

Benedicto XVI hizo esta manifestación en la homilía de la tradicional Misa de Gallo, en la que también lamentó el estado en el que se encuentra el planeta, “debido -afirmó- al abuso de las fuentes de energía y de su explotación egoísta y sin ningún reparo” .

En una basílica de San Pedro, abarrotada de fieles, en una noche fría y con una imagen del Niño Jesús a su lado, el Papa Ratzinger recordó en esta madrugada el nacimiento de Jesús, cómo María le envolvió en pañales y cómo le acostó en un pesebre, “porque no tenían sitio en la posada donde pretendían alojarse” .

“La humanidad espera a Dios. Pero cuando llega el momento, no tiene sitio para él. Está tan ocupada consigo misma de forma tan exigente que necesita todo el espacio y todo el tiempo para sus cosas y ya no queda nada para el otro, para el prójimo, para el pobre, para Dios” , se lamentó el pontífice.

Benedicto XVI agregó que “cuanto más se enriquecen los hombres, tanto más llenan todo de sí mismos y menos puede entrar el otro”, y denunció que “Aquel por el que el mundo fue hecho entró en el mundo, pero no se le escucha, no se le acoge” .

En esa línea, el obispo de Roma se preguntó si los hombres tienen tiempo para el prójimo, “que tiene necesidad de nuestras palabras, de nuestro afecto” .

Benedicto XVI respondió que el Mensaje de Navidad nos hace reconocer la oscuridad de un mundo cerrado, nos muestra la realidad diaria, pero que también nos dice que Dios “no se deja encerrar fuera y encuentra un espacio, entrando por el establo” .

El Papa teólogo manifestó que en el establo de Belén está el punto de partida y que con su venida al mundo Cristo no reconstruye un palacio cualquiera, “ya que Él vino para volver a dar a la creación, al cosmos, su belleza y su dignidad”.

En ese punto el Papa recordó la frase del Evangelio de Juan “la Palabra se hizo carne y puso su mirada entre nosotros”, y a San Gregorio de Nisa (uno de los padres de la Iglesia), que la usaba con frecuencia, y afirmó que el cosmos “está herido y desfigurado por el pecado” .

“¿Que habría dicho (Gregorio de Nisa) si hubiese visto las condiciones en las que se hoy se encuentra la Tierra a causa del abuso de las fuentes de energía y de su explotación egoísta y sin ningún reparo?”, se preguntó el Papa, que añadió que San Anselmo de Canterbury ya describió “de manera casi profética lo que nosotros vemos hoy en un mundo contaminado y con un futuro incierto” .

El Pontífice manifestó que la Navidad, “es la fiesta de la creación renovada” .

Joseph Ratzinger también se refirió al Padrenuestro, y dijo que cuando decimos “padrenuestro que estás en los cielos” tenemos que tener que tener en cuenta que Dios “no se encierra en lugar alguno” y que el cielo “no pertenece a la geografía del espacio, sino a la geografía del corazón” .

La misa, que fue transmitida por 88 televisiones de 66 países de los cinco continentes, comenzó con el anuncio del nacimiento del Señor con la lectura del antiguo texto de las “Kalendas” .

Siguió con un homenaje floral ante una imagen del Niño Jesús realizado por varios niños de todo el mundo.

Concluida la ceremonia, las miles de personas que acudieron a la basílica contemplarán en el centro de la plaza el Portal de Belén levantado delante del obelisco, que este año está ambientado en la casa de José, en Nazaret, y no en Belén, siguiendo el relato del evangelio de Mateo.

José y María está circundados por cuatro ángeles provenientes de México. El resto de las figuras provienen de la región norteña italiana del Trentino y del Portal de Belén, que fue realizado en 1842 por San Vicente Palotti.

Fuente/Autor: EFE – El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *