Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
La Convención de Católicos de Asía-Pacífico en Estados Unidos afronta la inmigración
01/27/2020
IX MEETING INTERNAZIONALE SULLE MIGRAZIONI – LORETO, ITALIA
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

“Coyotes” duplican tarifas a migrantes

27 de enero de 2020

Yuma, Arizona

Los traficantes de indocumentados, mejor conocidos como “coyotes”, han duplicado el precio por sus “servicios” desde la llegada de soldados de la Guardia Nacional a la frontera entre Arizona y México.

Si a principios de este año los traficantes cobraban entre 1.200 y 1.500 dólares por un “cruce” rápido y seguro desde la ciudad de Altar en Sonora (México) a través del desierto de Arizona, ahora la cifra se ha incrementado a entre 3.000 y 4.000 dólares por persona. La misma tarifa aplica a menores de edad.

“No esperaba que estuvieran cobrando tanto”, dijo Vicente López, inmigrante mexicano del estado de Michoacán.

Sentando en la banqueta fuera de la casa de huéspedes en la población fronteriza de Altar, en la que diariamente paga 50 dólares por un espacio tan pequeño donde apenas cabe un colchón tamaño individual, López no sabe si en los próximos días podrá reunir la cantidad que le están pidiendo. “La primera vez que pasé, me habían cobrado 1.500 dólares, ahora me están pidiendo 3.000”, dijo el candidato a indocumentado.

Indicó que los “coyotes” le han dicho que éste es el mejor momento para intentar el cruce ya que una vez que lleguen más soldados, “va a ser prácticamente imposible”.

De acuerdo al Gobierno Federal, desde que llegaron las primeras tropas a la frontera, el arresto de inmigrantes indocumentados ha descendido un 21 por ciento. Solamente en el sector de Yuma, la Patrulla Fronteriza en Arizona reportó un descenso del 23 por ciento.

Expertos sobre inmigración ilegal aseguran que el descenso de debe no sólo a la presencia de las tropas, sino también al incremento en las tarifas por parte de los traficantes.

“Es un fenómeno que siempre ocurre una vez que se incrementa la vigilancia en la frontera’, explicó Francisco Loureiro, director de un albergue para indocumentados en a ciudad fronteriza de Nogales (Sonora).

Indicó que algunos indocumentados han expresado su desaliento, pero aseguran que continuarán cruzando.

En la foto – SEGURIDAD. David Placencio, de 22 años, en Las Cruces, Nuevo México, quien recientemente regreso de Irak, ahora cuida la entrada a los EU en apoyo a la Border Patrol. (AP)

Fuente/Autor: EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *