Para salir de una pandemia, es necesario cuidarse y cuidarnos mutuamente.

Papa Francisco
Viven pesadilla
01/27/2020
“Coyotes” duplican tarifas a migrantes
01/27/2020

Mundo Misionero Migrante

La Convención de Católicos de Asía-Pacífico en Estados Unidos afronta la inmigración

27 de enero de 2020

WASHINGTON, domingo, 2 julio 2006

Por vez primera en la historia, se lleva a cabo hasta el lunes 3 de julio, una Convención Nacional de los Católicos de Asía Pacífico en los Estados Unidos.

Bajo el título de «Armonía en la Fe», la reunión se celebra en la ciudad de Alexandria, estado de Virginia, y reúne a pastores, religiosos y líderes laicos, así como a trabajadores sociales, directores diocesanos y educadores de Estados Unidos descendientes o con vínculos con los países de Asia y el Pacífico.

El encuentro multicultural y multiétnico incluye celebraciones litúrgicas con elementos propios de de las culturas asiáticas y del Pacífico, así como una intensa discusión sobre la relación entre Estados Unidos y Asia Pacífico, en particular, sobre la reforma migratoria y el tráfico de seres humanos.

La convocatoria ha corrido a cargo de la Organización Nacional de Católicos de Asia Pacífico, en vinculación con la Conferencia de los Obispos Católicos de Estados Unidos a través de la Oficina de Servicio a los Migrantes y Refugiados, que es parte de la Pastoral para el Cuidado de los Migrantes y Refugiados de los obispos estadounidenses.

El obispo auxiliar de Orange, monseñor Dominic M. Luong, el primer obispo vietnamita-estadounidense, ha dicho que se trata de una «reunión histórica que ofrece la oportunidad de enriquecimiento a la Iglesia y a los católicos de afirmar y estrechar lazos y celebrar los dones de las comunidades de Asia Pacífico, así como de construir las direcciones futuras del ministerio con los católicos de la región» residentes en Estados Unidos.

Durante el encuentro se celebran liturgias en indonesio, japonés, tongano, coreano, chino, pakistaní, hindú, vietnamita y camboyano.

Fuente/Autor: ZENIT.org-El Observador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *